Asia laberíntidos

Configuración acuario laberíntidos

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

Son muchos los casos en los que la naturaleza se obstina en ocultarnos parte de sus secretos y este es uno de ellos. Una cobertura espesa de plantas flotantes se extiende a lo largo de un estanque de aguas quietas en algún rincón de la selva en Indochina en un esfuerzo por conservar las aguas del último monzón…

Laberíntidos (Guramis, colisas)

 

Betta splendens

© Pharaoh Hound. CCBYSA3.0

Por si parecía poco, aún no habíamos entrado en el mundo de los anabántidos o laberíntidos.  Tremendamente vistoso y lleno de curiosidades, hace que sean muchos los aficionados que se centran en este grupo. Cabe decir que dejando a un lado a los peces rojos, en Asia la selección y cría se dedicó de lleno a estas especies con resultados espectaculares y de eso hace ya unos siglos. Todo el mundo conoce alguna especie de esta familia. Quizás el protagonismo se centre en el pez combatiente de Siam (Betta) pero antes que él, llegó a Europa el paraíso (Macropodus opercularis) supuestamente fue de los primeros peces exóticos que llegaron al “viejo” continente. (Lo pongo entre comillas porque hoy ya sabemos que fue el último continente que conquistó nuestra especie, tras el descubrimiento del ADN mitocondrial, je, je… Perdón…). Es una familia de peces especialistas de las aguas de poca corriente, típicos de los arrozales y charcas de poca oxigenación. Se han adaptado de tal modo a este medio que son capaces de respirar oxígeno atmosférico asomando la boca a la superficie del agua, gracias a un órgano llamado laberinto alojado en el cráneo y muy vascularizado que permite el intercambio gaseoso. No solo son curiosos anatómicamente, entre ellos encontramos especies bellísimas como los gurami perla (Trichogaster leeri). No todos son pacíficos y cuando crían se tornan agresivos.

 

Colisa

© Zikamoi. CCBYSA2.0

Se trata de un montaje concebido para la vida en la superficie y la altura de la columna de agua no debe ser excesiva pues tampoco la aprovecharán. He escogido esta foto de una Colisa chuna porque nos representa con claridad el hábitat de un laberíntido escondido entre las cañas y la vegetación de superficie que le dan cobijo. La filtración será extremadamente suave a base de uno o dos filtros interiores que apenas deberán agitar la superficie o de cascada pero con el nivel de agua llegando al borde para no crear el mas mínimo oleaje. Por ello serán muy importantes los cambios frecuentes de agua, necesarios además para las plantas. En este caso el acuario deberá estar tapado cuando las crías alcancen los 15-45 días, para que el aire en la superficie mantenga la misma temperatura del agua, fuera de este lapso no es necesario. No toleran en su mayoría las corrientes enérgicas de agua pues habitan remansos, charcas y arrozales de aguas encharcadas. Más adelante explicaremos someramente la curiosa conducta reproductiva de estos peces.

 

Es importante promover una vegetación vigorosa sobretodo en superficie y para ello son muy útiles las plantas flotantes como Limnobium laevigatum, Riccia fluitansPistia stratiotes e incluso Lemna sp. Respecto a su biotopo también tienen cabida los nenúfares pero eso como veremos, es una empresa difícil. Acuario específico para guramis enanos, solo apto para acuaristas muy rodados (Parosphromenus. sp.):

Configuración para Parosphromenus sp.

© Parostoteles. CCBYSA3.0

 

Gurami enano

© Martin Fischer. CCBYSA3.0

La compatibilidad entre especies es compleja así como entre especímenes pues no suelen ser animales muy sociables y raramente compartirán dos machos un mismo tanque a menos que sea de gran tamaño y vegetación profusa. Entre hembras la cosa se tranquiliza un poco pero no obstante he asistido a combates entre féminas que daban miedo. Lo de los combates y la ferocidad de estas especies queda patente cuando tenemos en cuenta que en muchos países asiáticos las peleas de gallos se sustituían (O sustituyen… en fin…) por laberíntidos. Eso dió el nombre de combatiente al betta. Son básicamente insectívoros y agradecen las presas vivas y el alimento congelado pero se acostumbran a comer alimentos liofilizados comerciales lo cual agradecen nuestras plantas que solo padecen cuando forman los nidos.

 

Abajo, una hermosa muestra: 1- Colisa lalia. (Quatermass. DP). 2- Trichogaster leeri. “Gurami perla” (Stefan Maurer. CCBYSA2.0). 3- Trichogaster trichopterus. (Pharaoh Hound. CCBYSA3.0). 4- Sphaerichthys osphromenoides. “Gurami chocolate” que es de los pocos que vive en arroyos con cierta corriente (Brian Gratwicke. CCBYSA2.0). 5- Ctenopoma acutirostre. Una notable excepción africana (Haplochromis. CCBYSA3.0).

Anabántidos

 

Ir a GLOSARIO: ALGUNOS LABERÍNTIDOS (GURAMIS)>

Especie “tipo”: El betta

 

Vamos a escoger al mas común representante de la familia para hacer algunos apuntes sobre la curiosa reproducción de los anabántidos. No haremos aquí un “máster”, simplemente será eso, un borrador que merece una gran familia. El dimorfismo sexual en los betta es sencillo en cuanto alcanzan cierto tamaño. Las hembras originariamente eran marrones pero hoy ya la mayoría presentan vivos colores. Los machos son más grandes y sus aletas son enormes en comparación. Se requieren un macho y una hembra que podrían crecer en un mismo tanque pero es desaconsejable a menos que pongamos tres o cuatro hembras y nos mantengamos atentos. Sabiendo que son adultos y están bien alimentados observaremos al macho hacer un nido flotante de espuma: Está en celo pero y la hembra?.

Sexado Betta

© Lopera. DP

Normalmente las hembras presentan una barriga abultada a causa de los huevos. No siempre pero a menudo se observa el tubo ovopositor como ocurre con los cíclidos americanos.

Cogeremos a la hembra ovada y la trasladaremos al pequeño tanque donde el macho ha hecho el nido. De ir todo bien, observaremos una exhibición de movimientos y estiramientos por parte del macho que sorprende a cualquiera que lo ve por vez primera.

 

Cría del betta

© Marrabbio2. CCBYSA3.0

Durante el cortejo, la pareja se acercará al nido hasta quedarse debajo y entre otros movimientos, el macho se arqueará para estimular el desove de la hembra a la vez que irá fertilizando los huevos. La naturaleza es sabia y estos flotan quedándose “atrapados” bajo la espuma. Una vez completado el desove es aconsejable sacar a la hembra. A partir de ese momento se encargará el macho de los cuidados del nido.

 

Betta fries

© ZooFari. CCBYSA3.0

Pasado un tiempo los huevos eclosionan y permanecen en el nido hasta absorber los alevines el saco vitelino. Es cuando conviene alimentarlos con infusorios, artemia recién decapsulada, etc… Ya debemos haber retirado al padre. Muchos criadores dejan el nido a su suerte retirando a macho y hembra para evitar “accidentes”. Las crías irán creciendo y hacia las dos semanas llenarán por primera vez el laberinto de aire. Es muy importante que la temperatura del aire sea similar a la del agua pero debemos inclinar ligeramente la tapa del acuario para que el goteo de condensación no destruya el nido. De lo contrario habrá una gran mortandad.

 

Abajo, cuatro variedades de selección y cría de betta y una hembra. Fotos: 1- Vanina82. CCBYSA 1.0. 2- ErgoSum88. DP. 3- Echosaisis. CCBYSA 3.0. 4- Piotr Kuczynski. CCBYSA3.0. 5- Hembra. Hah. CCBYSA2.5.

Betta variedades

Un montaje complejo: Acuario comunitario de guramis (Paludario, “estanque” de guramis de interior)

 

Antes de nada, debo advertir que este montaje ha sido “mi cruz” durante mucho tiempo y la floración de los nenúfares nunca se produjo. Recuerdo en la bibliografía que algún aficionado lo ha conseguido pero no dispongo de fotografías ni datos de como lo consiguieron (Sospecho que con sol directo desde una ventana…). Asimismo, tener destapado el tanque dificulta en mucho la cría, como acabamos de ver.

Estanque de interior

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

En este caso vamos a proponer un montaje distinto a todos los anteriores. Vamos a crear un estanque tropical en el interior de casa. Veamos, partiremos de un gran tanque hecho a medida en el que la altura no es determinante si escogemos nenúfares enanos (Nymphaea sp., Nymphoides sp.), clave ornamental de esta instalación. Sería de unos 100x100x40Cm (400l., aunque naturalmente uno estandar de 200 cumpliría aceptablemente). Cuidado con construirlo en casa, pues necesita tirantes en todos sus costados y un espesor de vidrio de mín 10mm en todas sus caras. Una mesa de metal (Dos mesas estandar de 120-200l. serán adecuadas) que, si queremos, forraremos en madera previniendo una puerta de acceso al interior del mueble. Es un excelente montaje de rinconera o como centro de una sala en el que todo el cableado vendría del techo. Instalado el tanque, prepararemos un sustrato abonado para plantas de acuario de 3Cm que cubriremos con otros tres de gravilla silícica y guijarro no calcáreo. No es viable el filtro de placa. La iluminación, preferiblemente con un foco de vapor de sodio, halogenuro metálico u 8-10 tubos 7500ºK mín., deberá colgar del techo. Montaremos dos filtros interiores en esquinas opuestas, sendos termostatos (El salto térmico, pérdida de calor será importante) pero no llenaremos el tanque todavía mas que un 20%.

 

Nenúfar acuarioEste montaje llama especialmente la atención porque su flora es propia de estanques tropicales y será en la superficie del agua donde centraremos todo el atractivo, motivo por el que los 70Cm de altura estándar de las mesas comerciales puedan ser excesivos y quizás convenga cortar las patas (Se extraen los topes de plástico, cortamos y los volvemos a colocar). La vegetación a plantar sería exclusivamente a base de tubérculos de nenúfares. Regularmente llegan a las tiendas varias especies cuya clasificación suele ser dudosa. No vale la pena probar con especies enanas de clima templado porque la temperatura tropical disparará su metabolismo hasta matarlas (Comprobado…). Los bulbos deben tener ya los brotes echados pero no más de dos o tres hojas (Con muchas hojas sumergidas o alguna ya flotante, en el comercio y sin plantar empiezan a decaer). Cuando los tengamos en la mano, habrá que sopesarlos pues no deben ser muy ligeros y estar duros. A menudo aún brotando, se encuentran en descomposición y raramente prosperan.

 

Acuario estanque interior

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Habrá que hacer una gruesa capa de sustrato nutritivo que luego cubriremos con sílice, lava, etc… Plantaremos los bulbos con el tanque a medio llenar en los laterales  y añadiremos varias pastillas de fertilizante a unos 5-7Cm de éstos. Acabamos de llenar el tanque y equilibramos la química del agua arrancando el sistema. La evaporación será tremenda y la reposición será de agua destilada o de ósmosis inversa. El resto de plantas serán flotantes y todas ellas infestantes, lo que supondrá retirar periódicamente con salabre el exceso. Quizás las mas delicadas de las ilustraciones inferiores sean las lechugas de agua (Pistia sp.) si se ablandan, retirarlas. No será fácil pero debemos intentar no introducir lentejas de agua (Lemna minor) lavando bien todo lo que pongamos.

 

En el gráfico superior vemos cañas de bambú. Son muy decorativas pero no servirá cualquier caña. Difícilmente encontraremos en el comercio cañas bañadas en resina epoxy. Si se desea, se prepara un recipiente alto y estrecho de resina transparente con catalizador y se sumergen por su parte inferior y superior, se dejan secar y se repite la operación dos veces más, pintando varias manos el centro de las cañas dejando secar entre capas. Una vez totalmente secas, se lavan con estireno, alcohol, agua con lavavajillas y se aclaran con abundante agua. No deben tener poros. Hay quien las silicona a trozos de vidrio para que se mantengan en el fondo y no floten. Si lo hacemos mal, con el tiempo un segmento entre nudos se volverá negro. Hay que retirarla.

Los peces se introducen con la vegetación desarrollada en proporción un macho para varias hembras. Si observas el esquema superior, verás una caña en la línea de flotación horizontal tocando las paredes con sus extremos. Esta esquina no deberá tener la mas mínima oscilación en su superficie y será la zona de cría. Por tanto no deberá haber en esta zona ni filtros ni termostatos calentadores. La caña se mantiene con ventosas y nos servirá para controlar las plantas flotantes. Una vez en marcha y con la vegetación desarrollada, tendremos un acuario que no dejará a nadie indiferente, sobretodo si somos capaces de hacer florecer los lotos (Nada fácil, por cierto).

IMPORTANTE: La temperatura de la sala no debe descender de los 24-26ºC si no queremos perder a las futuras crías cuando llenen su laberinto de aire por primera vez. Si decidimos cubrir el tanque, las pistias, azolla y eichornias se descompondrán a menos que ventilemos enérgicamente la zona aérea con pequeños ventiladores de ordenador o un potente compresor de aire que  inyecte aire seco del exterior. Perderemos potencia lumínica y la visión de la superficie se verá seriamente afectada. Es este un difícil compromiso a tener en cuenta.

 

Abajo: 1-Nymphaea lotus. 2-Riccia fluitans. 3-Salvinia natans. 4-Azolla caroliniana. 5-Pistia stratiotes (Lechuga de agua). Todas CCBYSA3.0.

Plantas flotantes

Ir a GLOSARIO: ALGUNOS LABERÍNTIDOS (GURAMIS)>

peces anabantidos destacada

Volver a ASIA<

Volver a Categorías agua dulce<

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR