Cursos fluviales africanos

Okavango

© Joachim Huber. CCBYSA2.0

Cursos fluviales africanos

 

Ya comentábamos al principio de esta categoría que en África no solo habían grandes lagos. Aunque carezca de la diversidad sudamericana, este continente presenta multitud de ríos, algunos de grandes caudales torrenciales y otros de aguas tranquilas pero todos con sus endemismos y particularidades. Los ríos africanos nos ofrecen algunas maravillas dignas de tener en cuenta tanto en peces como en las escasas plantas que el comercio nos ofrece. (Marquesina: Delta del Okavango. Joachim Huber. CCBYSA2.0).

 

Río Niger

© NASA. DP.

Todo un continente como África y pese a ser en su mayor parte árido, dispone de numerosos ríos que lo irrigan, aunque porcentualmente sus mayores reservas de agua sean subterráneas, puede presumir de tener algunos de los ríos más largos y caudalosos del mundo.

El tamaño del continente explica la diversidad de biotopos y el gran contraste que se produce entre las selvas húmedas del Congo y el Delta del Okavango, por poner dos ejemplos conocidos. A resultas de esto nos encontramos con especializaciones importantes en materia de peces que los habitan y que, sin ser tan abundantes como en la cuenca amazónica, son dignos de mantener en acuario aunque se hayan visto eclipsados en muchos casos por los cíclidos lacustres y cierto desinterés por parte de los circuitos comerciales, derivado en gran parte de la falta de infraestructura logística. Se están descubriendo nuevas especies casi todos los meses y su potencial en cuanto a biodiversidad podría ser mucho mayor de lo esperado. En la imagen de satélite queda patente el fuerte contraste entre las zonas húmedas del oeste y la áridas subsaharianas. Río Niger, en Mali (Jacques Descloitres. NASA. DP)

En materia de biotopos y en términos muy generales diferenciaremos entre los rápidos rocosos, los tramos medios y bajos de aguas más pausadas, los arroyos y estanques en bosque de galería “sumergidos” en plena selva y por último los arroyos y estanques temporales, patria de los killis.

 

Rápidos del Congo

© Ad Meskens. CCBYSA3.0

 Cursos rápidos (Reófilos)

 

El río Congo (Zaire) es el segundo sistema fluvial africano en términos de volumen. Drena gran parte de África occidental y central atravesando numerosos biotopos entre los que encontramos 200 Km. de rápidos y cataratas. Un trazado importante que no es el único de estas características en el continente. Vamos a centrarnos en esta zona. Son aguas muy rápidas y oxigenadas y un medio ciertamente hostil en el que poca vegetación es capaz de prosperar. Un ambiente rocoso y con poco guijarro pues la corriente los transporta con facilidad. Las cascadas y cataratas suponen una barrera infranqueable que ha dado lugar a una importante subespeciación entre los peces (Aparición de nuevas especies en un mismo curso…). Resulta interesantísima la adaptación que presentan sus habitantes a tan inhóspito hábitat. Es la patria de los Steatocranus, Lamprologus, Teleogramma, Eutropiellus, Distichodus, Synodontis, etc… Los parámetros generales vienen a rondar: pH 7-7.5  dGH 6-10 y una temperatura entre 25-27ºC. (Marquesina: Río Congo en Kisangani)

 

Ejemplo ficticio de las corrientes en alta montaña

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

 

Recirculación acuario de biotopo lótico con flujo turbulento

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

 

Los gráficos anteriores muestran los flujos turbulentos propios de estos biotopos. Ya tratamos esto en el apartado circulación

Conviene agrupar rocas en unas zonas y dejar libre al nado el resto del acuario que deberá constar de un enérgico bombeo que arrastre el agua transversalmente y que dispondrá de venturi a menos que usemos un compresor de aire de acuario. Aquí el sustrato será de gravilla media y guijarro para facilitar las cosas (En estado natural casi no se encuentra más que en la pozas…)

Abajo: 1- Steatocranus casuarius. (DP). 2- Steatocranus titanti. (M. Rubio Garcia. CCBYSA2.0). 3- Steatocranus gibbiceps. (Polypterus. CCBYSA3.0). 4- Steatocranus bleheri. (Cichlidenwelt. CCBYSA3.0)

Africanos reófilos

Acuario específico de Steatocranus sp.:

 

Acuario cursos rápidos

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Una curiosidad que no he querido pasar por alto en este tema son los Steatocranus. Existen varias especies y son de un tamaño pequeño o mediano (8 a 14 Cm), por lo que no requieren de un gran tanque. Unos 120l. son suficientes. La peculiaridad en este caso es que vuelve a aparecer un biotopo técnicamente curioso: Los cursos rápidos. S. casuarius vive entre las rocas allí donde el flujo de las aguas es inclemente. Depositan huevos en sus escondrijos bajo las rocas aunque agradecen vasijas, cocos, etc… Son poco temperamentales y aunque muchos autores los consideran propios de comunitario, yo prefiero dedicarles un tanque específico para intentar su cría que no es de las más fáciles. Para ello es conveniente dejar una pequeña zona de aguas tranquilas si queremos disfrutar de los alevines. Os remito a un montaje interesante que sería ideal para estas especies.

 

Tramos medios y bajos

 

Mekrou river

© Marco Schmidt. CCBYSA3.0

Desde el Nilo hasta el Orange pasando por el Niger, Volta, Congo, Zambeze, etc… Todos presentan en sus cursos medios y bajos gran similitud con el resto de ríos caudalosos del mundo. Una particularidad en estos tramos es la presencia de materiales en suspensión y de ser rigurosos, nuestro acuario debería disponer de arcillas y limos en vez de gravilla (O junto con esta) lo que haría imposible la visión. Fruto de esto encontramos adaptaciones en los peces que favorecen las mejoras en la línea lateral y demás órganos como barbas en detrimento de la vista. Un gran ejemplo es el Gnathonemus petersii (Pez elefante) así como anguilas, siluros, gatos como los del género Synodontis, etc… (Foto: El río Mekrou. Tramo medio de un afluente del Níger)

Pez elefante

© Jenn Torres. CCBYSA3.0

Son montajes de luz atenuada, ligera corriente (La convencional de un filtro común), alguna raíz, poca o ninguna piedra y mucho espacio abierto. En términos generales los valores pueden fluctuar entre 24-27ºC, pH 6.5-7.5 y durezas entre 03 y 15ºdGH. En estos casos conviene consultar los valores de tolerancia de las especies a mantener. (Foto: Gnathonemus petersii. )

Crear un biotopo estricto de esta categoría queda relegado a trabajos de investigación pues a nadie le gusta tener un acuario en el que no se puede ver más que arcillas en suspensión que además plantean serios problemas en materia de filtrado…

Es también la patria de los Hemichromis, Pelvicachromis, Tilapia, Synodontis, etc… Aunque la configuración de la siguiente categoría resulta mucho más estética e igualmente funcional para estos últimos géneros.

 

Los tramos medios y bajos de la mayoría de ríos se caracterizan por poseer corrientes fundamentalmente laminares y relativamente lentas, tal y como representan los siguientes gráficos que tratamos en el apartado circulación:

Biotopo lótico lento, Río Fluviá

© Zootecnia doméstica. CCBYSA4.0

 

 

Recirculación acuario biotopo lótico flujo laminar

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

 

Tetra del Congo

© KoS. CCBYSA3.0

Arroyos en bosque de galería

 

Fluvial africano

© Nkansahrexford. CCBYSA3.0

Bien, pues todos estos biotopos descritos se alimentan de sus pequeños afluentes. Ya hemos comentado que estos grandes ríos atraviesan tanto selvas como desiertos, pues ahora nos vamos a centrar en los pequeños y medianos cursos que recogen las aguas en plena selva.

Las coincidencias en cuanto a aspecto entre estos biotopos y los amazónicos son numerosas, hasta el punto de que bien nos valdría una configuración de acuario comunitario amazónico para este fin eso sí, siendo geográfico deberemos recurrir a sus especies africanas de plantas y peces. En cuanto a peces existe cierta variedad, algunos muy conocidos pero en materia de plantas la cosa se nos limita un poco más. Imagen derecha: Arroyo en Densu (Ghana).

 

Acuario comunitario de los arroyos africanos (Jardín de anubias)

 

-”Este es un acuario que recomiendo a aquellos que ya han desistido de crear un hábitat repleto de plantas.”-

Anubias

© Pinpin. CCBYSA2.5

Dejamos los acuarios rocosos a un lado y pasamos a otro montaje geográfico, aunque menos riguroso, que concentra a la fauna y flora de sus ríos. Nuestras protagonistas van a ser las anubias, hermosas plantas africanas que podemos considerar como las más resistentes de acuario. Sus hojas son recias y sus tallos muy leñosos. Son auténticas plantas de acuario aunque pasan temporadas emergidas en estado natural y algunas como Anubias barteri y A. nana (Foto: Pinpin. CCBYSA2.5) de enraizamiento epífito (Crecen sobre la madera muerta) quedarán bien sobre raíces de mopani africano, que se encuentra en el ramo aunque también arraigan sobre roca sin problemas. Si las plantamos en el sustrato cubriendo el rizoma, se pudrirá. Son poco exigentes en cuanto a la luz pues proceden de las zonas umbrías de la selva de galería.

Bolbitis

© Zaire. CCBYSA3.0

De crecimiento desesperadamente lento, eso las hace ser relativamente caras. Hay seis especies y muchas variedades y la más conocida es Anubias nana, de pequeñas hojas redondas. Anubias afzelii y Anubias congensis de hojas lanceoladas, enraizan en el suelo y agradecen un poco de abono en pastillas. Otra especie endémica interesante es el helecho Bolbitis heudelotii (Imagen izquierda: Zaire. CCBYSA3.0). Si a esto añadimos la majestuosa estampa de los Pelvicachromis sp. y el pausado nadar de los tetras del congo con sus iridiscentes escamas, podemos crear un acuario espectacular combinando peces y plantas de los diferentes ríos africanos. Las condiciones del agua serían de un pH 7 y dGH 6-8 a 26ºC de temperatura. De entrar en celo los kribensis, lo sufrirán los tetras del Congo a menos que se trate de un acuario mediano o grande con los territorios definidos. Los cambios de agua han de ser frecuentes si queremos que las plantas se desarrollen y aún así, lo harán lentamente.

Acuario anubias

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Plantas de hoja perenne y casi indestructibles que pueden vivir muchos años sumergidas con el único enemigo de las algas incrustantes, pues una hoja de anubias puede llegar a vivir varios años expuesta a los efectos de la luz.

La solución pasa por introducir peces alguívoros que las mantendrán limpias.

Algún tronco servirá de soporte para enraizar Anubias nana que muy lentamente se irán extendiendo sobre su superficie. Un sustrato de grava oscura y alguna piedra dispersa acabarán de rematar la escena. En el dibujo de la derecha, tapiz de Anubias nana en el suelo, Anubias afzelii detrás izquierda y Anubias barteri barteri detrás a la derecha.

Abajo, una bonita combinación cuya “armonía” dependerá del tamaño del tanque: 1- Pelvicachromis pulcher. “Kribensis”. (Tino Strauss. CCBYSA3.0). 2- Phenacogrammus interruptus. “Tetra del Congo” (Aka. CCBYSA2.5). 3- Anubias heterophylla. (Harfus. CCBYSA3.0). 4- Anubias barteri. (Tsunamicarlos. DP). 5- Anubias barteri var. nana. (Ebogdan. CCBYSA3.0).

Biotopo fluvial africano

 

ESPECIE TIPO: Pelvicachromis (Pelmatochromis) pulcher (kribensis).

-”Criar cíclidos puede ser fácil. Este podría ser el primero…”-

 

Kribensis

© Midgley DJ. CCBYSA 3.0

El kribensis es un cíclido de gran colorido y una conducta reproductiva muy similar a la de sus compañeros americanos. Es una especie realmente fácil de reproducir en cautividad y por tanto, recomendable para iniciarse en la cría de peces de acuario. El dimorfismo sexual se hace evidente durante la pubertad. Los machos son mas alargados que las hembras presentando filamentos en las aletas caudal y ventral. Por el contrario las hembras son mas redondas, de aletas mas cortas y presentan una típica mancha rojo púrpura en el vientre. Es un pez común y fácil de conseguir. La proporción machos hembras es de 1:2 aunque los hemos criado sin demasiados problemas por parejas en tanques de 60l. La aparición del celo suele darse tras un fuerte cambio de agua y se hace evidente por un aumento espectacular de la coloración en ambos sexos. El montaje sería el descrito anteriormente y debemos considerar la zona de desove que habitualmente se produce en madera. (Fotomontaje reeditado: Midgley DJ. CCBYSA 3.0).

 

Nido kribensis

© Irina Vargas. DP

Siempre se han utilizado cáscaras de coco partidas dejando libre una grieta para que puedan pasar al interior o mejor aún, apoyadas sobre uno de sus cantos sobre dos guijarros planos para que el agua circule y puedan ventilar los huevos. Puede servir cualquier tronco con cavidades. Tras las “danzas” preliminares, la hembra comienza a depositar los huevos. Hecha la puesta, el macho la fertiliza y la hembra se queda ventilando los huevos mientras éste custodia el nido. Los huevos no fertilizados o atacados por hongos se tornan blancos y a menudo son devorados selectivamente para prevenir el contagio. Al cabo de unos días nacen los alevines con un saco vitelino que los alimenta pero les impide nadar. (Foto: Irina Vargas. DP).

 

 

Nido kribensis

© Deadstar. DP

En este estadio que dura unos pocos días los veremos intentando elevarse y volviendo a caer. Consumidas las reservas comienzan a nadar en grupo y es el momento mas agresivo en la conducta paterna. Ya se alimentan de dafnias, liofilizados en polvo, papillas, etc… creciendo rápidamente hasta independizarse. Si los padres vuelven a poner, los alevines deberán disponer de refugios en abundancia porque es muy posible que los devoren. Si no inducimos el celo hasta haber alcanzado un buen tamaño (Manteniendo la temperatura en unos 24ºC y haciendo cambios muy pequeños y frecuentes de agua), los huevos y por tanto los alevines serán de pequeño tamaño y luego costará alimentarlos. En un acuario de cría no debe haber ningún otro pez que no sean los reproductores. Los Plecostomus sp. y Coridoras sp. (Limpiacristales y basureros) me devoraban las puestas de huevos durante la noche (Otro eterno tema de debate…. Imagen: Deadstar. DP).

 

Ir a GLOSARIO: ESPECIES FLUVIALES AFRICANAS>

 

Otros específicos de esta categoría

 

Dentro de los fluviales encontramos otras especies hermosas cuya reproducción funciona del mismo modo pero con la salvedad de que géneros como Hemichromis suelen ser bastante violentos. Una pequeña muestra:

Abajo: 1- Pelvicachromis taeniatus. (DP). A menudo vendido como pulcher. 2- Hemichromis lifalili. (MiJoMi. CCBYSA3.0). 3- Hemichromis bimaculatus. (Nicolas Couthouis. CCBYSA2.5) Estos últimos a menudo también se confunden en el comercio llegando a aparecer ejemplares hibridados ocasionalmente.

Hemichromis

 

Charca ciprinodóntidos

 Aguas temporales

 

Noto eggersi

© Violaine2. CCBYSA3.0

Son biotopos extremos de gran variabilidad y una estación óptima muy breve. De metabolismo muy rápido, sus especies deben completar su ciclo vital en un espacio de tiempo muy corto y solventar fuertes contrastes térmicos y fisioquímicos en el agua. En la imagen: Nothobranchius eggersi  habitante de las charcas temporales del este de Tanzania (Violaine2. CCBYSA3.0)

 

Los tratamos genéricamente en el apartado cosmopolita llamado killis>

 

Ir a GLOSARIO: ESPECIES FLUVIALES AFRICANAS>

peces fluviales africa destacada

Volver a África<

Volver a Categorías agua dulce<

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR