Diseño acuario de biotopo

Diseño biotopo, panorámica

Diseño acuario de biotopo

Consideraciones al montar un acuario de biotopo local (“Estricto”)

 

No van a ser pocas las cosas a tener en cuenta a la hora de reproducir un biotopo local. En muchos casos, reproducirlo rigurosamente se convertirá en una utopía como iremos viendo. Ese es el motivo por el que esta antigua doctrina del acuarismo no acaba de levantar cabeza cediendo espacio a su “primo” el “paisajismo acuático”, hoy en claro ascenso.

Vamos a describir aquí toda una serie de limitaciones técnicas que debemos considerar seriamente a la hora de proyectarlo.

Objetivo de un acuario de biotopo local o estricto: Crear un paisaje acuático que refleje fielmente un punto concreto en el que coexistan algunas especies animales y vegetales representativas en su propio medio. (Imagen sup.: Zootecnia doméstica. Der. Res.)

Factores fundamentales en el estudio de un biotopo (Acuarística-terrarística)

 

Qué debemos tener en cuenta? En base a qué deberemos investigar? Será factible? Tan solo unas pinceladas que nos servirán de guía a la hora de preparar un nuevo proyecto. De paso, introduciré por vez primera una serie de iconos y formatos que nos facilitarán la comprensión de los biotopos que describiremos en el futuro (En breve espero, ya estamos en marcha)

 

ECOLÓGICOS (Biológicos)

icono_BIO

Factores ecológicos de un biotopo

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

Aunque en rigor deberíamos conocer a fondo y a escala tanto macroscópica como microscópica la comunidad a reproducir, así como su cadena trófica y por tanto la correcta proporción de todos sus integrantes para conseguir un equilibrio, pronto veremos que en la práctica (Técnicamente) esto resulta poco viable salvo en grandes instalaciones zoológicas (En parte, será un alivio…)

Por tanto, en estos casos se recurre a una selección de especies animales y vegetales muy representativa y a menudo poco diversa, supliendo mediante la zootecnia las carencias a nivel ecológico. En materia de acuarios, solemos limitarnos a unas pocas especies de peces y plantas propias del lugar.

Independientemente, aparecerán una serie de materiales orgánicos como troncos, raíces, hojas, frutos, semillas, etc…, cuya naturaleza deberemos conocer y respetar a nivel taxonómico (“De especie”), no así su proporción por cuestiones que ya trataremos.

 

GEOLÓGICOS

icono_GEO

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

A menudo, el factor principal que determina un paisaje subacuático. La naturaleza de sus rocas, guijarros, gravas y limos en cuanto a su composición mineral así como su mayor o menor presencia en cada caso, son datos imprescindibles para conseguir de modo natural un paisaje coherente con el biotopo a reproducir (Sin recurrir a resinas, morteros, etc…)

Deberemos considerar seriamente como puede esto afectar a la química de aguas en un medio cerrado.

 

 

CLIMÁTICOS-AMBIENTALES

Sobra decir que necesitaremos datos fiables sobre el clima imperante y en algunos casos tendremos que conocer sus alteraciones estacionales (Proyectos de reproducción, especies muy dependientes del clima…) Cuando hablamos de biotopos acuáticos los factores climáticos se reducen a las temperaturas, sin embargo como factores ambientales tendremos al fotoperiodo (A menudo estacional), la intensidad lumínica que será variable respecto a la estacionalidad así como dependiente del medio en cuestión:

Penetracion luz en aguaUn estanque temporal en estepa recibe una insolación directa y un arroyo de bosque de galería, tamizada… y por último y más complejo, la naturaleza de la luz. Encontrar el equilibrio entre el color aparente (Visible) de la luz de una instalación y el espectro adecuado para “alimentar” a sus especies vegetales a menudo es toda una proeza.

Ir a La temperatura>

Ir a La luz>

 

FISIOQUÍMICA DEL AGUA

hidrometro

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Factor este terriblemente dependiente de la geología y en medios cerrados, incluso de la ecología propia del acuario. Debemos investigar sobre los parámetros principales del agua de origen y sus alteraciones estacionales, de haberlas. Sobretodo en aquellos casos en los que la variabilidad sea determinante para el correcto mantenimiento prolongado de sus especies. Casos típicos son los biotopos amazónicos en estación seca-lluviosa o los estanques de ciprinodóntidos (Killis), por no mentar los biotopos salobres sometidos a fluctuaciones estacionales (Llegada de los monzones), horarias (Mareas, es impensable…) o incluso puntuales como fuertes tormentas en el otoño mediterráneo. Raramente estas dos últimas serán determinantes en un proyecto doméstico (De llegar a serlo, más vale descartarlo…)

Ir a El agua>

Una cuestión de escala…

 

-A nivel volumétrico: Las dimensiones con las que nos solemos mover en el entorno doméstico ya sea por cuestiones de espacio o economía son muy reducidas y esto ya supone una seria limitación. A la hora de recrear un biotopo, uno de los principales factores debiera ser la escala. Respetar una proporción armónica entre todos los componentes físicos de un biotopo requeriría de unos tanques considerables. Deberemos escoger por tanto aquellas especies animales y vegetales de reducido tamaño que comparten un mismo lugar de modo que se integren en su medio con cierta naturalidad y para ello la disposición de troncos, rocas, restos vegetales y sobretodo el tamaño de todos ellos deberá ser acorde al tamaño de sus habitantes. Poner esto en práctica con éxito ya implica cierta destreza y entra en el terreno de lo artístico…

Cuestión de escala

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

 

Un lamentable fotomontaje servirá de excusa para ilustrar lo complejo de este asunto. Imagen real de un biotopo del curso alta montaña de un río. Hemos insertado en 3D y a escala el armazón de un acuario de 80l. (70x30x40Cm). La flecha indica la presencia de un barbo de montaña adulto (Barbus meridionalis) perfectamente camuflado. De todo este paisaje, tan solo representaremos una pequeña porción que debería ser lo suficientemente descriptiva del biotopo que tratamos. Pero hay más, este pez debe medir unos 15Cm., demasiado para este acuario:

 

-A nivel ecológico: Reproducir fiel y rigurosamente una biocenosis en un medio estudiado requeriría respetar la cadena trófica. Como ya hemos comentado por aquí, la proporción de depredadores (Peces, por ejemplo) respecto al zooplancton y fitoplancton es ínfima si queremos conservar un equilibrio.

Bentos fuente

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

La primera conclusión a la que llegamos es que el tamaño no solo importa sino que es decisivo… Intentando generalizar mucho y por poner una cifra, cualquier biotopo que incluya unos cuantos pequeños peces incapaces de exterminar tanto a invertebrados como zooplancton, no debería bajar del metro cúbico y eso manteniendo zonas muy densamente plantadas. En caso de reproducirse estos, el equilibrio se iría al traste. Imagen: Biotopo de fuente o surgencia con abundancia de invertebrados (Anfípodos, moluscos, tricópteros… Ya lo describiremos en su tema). Un solo ejemplar de pez de unos 7Cm. acabaría con esta población en pocos días en un tanque de 200l…

Pero, qué ocurre si disponemos de espacio y recursos para un gran acuario de exposición (Aquariums públicos, zoológicos)? Deberá tratarse de una instalación inmensa.

 

Plancton en peligro

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Filtrar respetando el plancton: Este tema nos trae de cabeza a muchos acuaristas. De todas las líneas de investigación que se abren en nuestro campo, en mi opinión esta debería ser prioritaria tanto en medios de agua dulce como sobretodo, en marinos. Los sistemas de filtración eficaces destruyen en parte el plancton a menos que la recirculación sea mínima, evitemos las bombas centrífugas (Sobrepresiones e impactos en turbina) recurriendo a numerosas toberas de aire comprimido y tamicemos desde su primera etapa grandes superficies de materia filtrante mecánica: El filtro deja de ser eficaz en grandes tanques…

Por el contrario en pequeños acuarios se puede recurrir con cierto éxito a filtros de esponja, hamburgueses de gran superficie, biológicos de gravas o de caja, siempre con una circulación muy suave: Su reducido volumen ya no admitiría peces pues arrasarían con el zooplancton, je…

Primera concesión: Por tanto, ya partimos de una base, nuestro biotopo local no será tan riguroso y deberemos renunciar a una cadena trófica completa y natural.

 

… y de proporciones!

 

Microbiotopo flotante

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

Aunque existen biotopos abarrotados de vida vegetal (Macrófitas) que da cobijo a una gran variedad de especies animales, estos son excepciones. Están en boga los acuarios muy plantados en los que los peces son casi excepciones pero en el caso de la reproducción de biotopos, pronto veremos que son más bien escasos y abundan aquellos en los que pocas especies animales y vegetales comparten un mismo lugar en una proporción determinada, llegando a ser monotípicos (O específicos) como es el caso de una charca invadida por la chara (Chara vulgaris, alga), Egeria densa o cubiertos por un tapiz de flotantes (Eichornia sp., Azolla sp., Etc…) que impiden el acceso a la luz de otras macrófitas sumergidas y por tanto inexistentes, solo por poner unos ejemplos.

 

Biotopo fuentes

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

En la imagen superior, un biotopo de tramo medio de río europeo que resulta cosmopolita salvo por las especies de hojas y restos vegetales flotantes. Te has preguntado alguna vez que hay bajo ese tapiz de lenteja de agua? Como ya veremos detalladamente, en este caso tenemos una masa de Lemna gibba y L. minor cubriendo la superficie y atrapando todo resto vegetal. Todo un universo se desarrolla entre sus raíces pero raramente sobrevivirá alguna planta acuática y de ahí la alta presencia de fitoplancton (Agua verde), mucho más eficaz y oportunista que estas. A la izquierda, detalle del tramo alto de un río (Ya lo describiremos) cuyo rápido caudal impide el asentamiento de plantas. No hay plantas pero ya abundan los peces… y los restos vegetales cuya proporción deberíamos respetar, claro.

Uno de los objetivos de un buen acuario de biotopo es presentar a sus especies en una proporción equiparable a la que se encuentran en su medio (Y una de las claves del éxito)

El suelo y la visibilidad

 

Llegamos a otro serio contratiempo. Los tramos altos de los cursos de los ríos, las zonas intermareales de su desembocadura y algunos lagos se caracterizan por sus suelos arenosos y pedregosos. A menudo consisten en una mezcla en diferente proporción de arenas, guijarros y cantos. En estos casos resulta relativamente fácil ser respetuoso con el suelo ateniéndonos a la naturaleza mineral de los mismos.

Con todo, estos casos son minoría. La mayoría de biotopos locales poseen en mayor o menor medida suelos lodosos o fangosos de diversa naturaleza y en diversa proporción que además, contienen cierto porcentaje de materia orgánica. A la hora de montar un acuario, este asunto plantea al menos tres graves inconvenientes:

 

Polvo en suspensión

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

-La visibilidad: El barro, las arcillas y los suelos lodosos en general contienen coloides que se liberan y diluyen en el agua enturbiándola. Sobretodo en aquellos casos en los que existe fauna bentónica (Vinculada al suelo) o incluso aquella que sin serlo, ocasionalmente se deposita o rebusca invertebrados por el fondo. Son muchas las especies comunes de peces comercializadas que se desenvuelven en este medio, solo que en un acuario doméstico les negamos el “placer” de pastar entre el lodo recurriendo siempre a gravas y arenas. De hecho, cuando necesitamos un suelo nutritivo solemos embolsarlo o separarlo con mallas para evitar este inconveniente. Der.: Fotografía de biotopo real en la que apreciamos la precipitación de partículas de polvo (Limos) por todas las superficies.

Abajo Izq.: Imagen “anfibia” que muestra la turbidez de las aguas en un medio de fondo arcilloso (RCG.CCBYSA3.0)

Turbidez coloides en suspensiónTurbidez fitoplancton en suspensión

 

 

 

 

 

 

Imagen arriba Der.: Otro factor que no depende exclusivamente del suelo es la proliferación de fitoplancton, algo muy conocido ya en los acuarios domésticos y otro motivo de turbidez en medios eutróficos. (RCG:CCBYSA3.0)

 

-La filtración: Filtrar un acuario cargado de coloides en suspensión es un infierno pues las diferentes etapas de filtrado se irán colapsando consecutivamente en muy poco tiempo.

 

Anaerobiosis gráfico

© Zootecnia doméstica.

-La toxicidad: Como ya comentábamos, las zonas anaerobias controladas en el sustrato (Sin oxígeno) pueden ser muy beneficiosas según algunos autores pero de forma incontrolada pueden producir bolsas de gases que de emitirse súbitamente resultarían tóxicos para la fauna.

 

Segunda concesión: Salvo casos muy especiales cuyos organismos se desenvuelvan por la superficie del agua exclusivamente (Carnegiella sp., Etc…) tendremos que renunciar a un suelo arcilloso o lodoso y de no hacerlo, no deberá superar los 2Cm de espesor, esperando a que precipite totalmente antes de poner en funcionamiento un filtrado muy suave y en superficie… (Más vale descartarlo). Esto implicará eliminar una parte fundamental de la biocenosis (Microorganismos e invertebrados bentónicos)

Control de parámetros, materia vegetal y mineral

 

Tinción agua

© Zootecnia doméstica.

La mayoría de biotopos de agua dulce son propios de ríos y arroyos. La presencia de materia orgánica vegetal en forma de hojas, tallos, ramas y troncos es muy común en la mayoría de ellos. Se trata de sistemas naturales en circuito abierto y renovación constante de agua que cuentan con un aporte regular en origen de agua más o menos pura.

En el acuario, un medio cerrado cuya renovación se limita a cambios de agua y aún con la ayuda de un correcto filtrado, la materia vegetal nos la acidificará gradualmente, cederá taninos que la tornarán ambarina y peor aún, su posible descomposición será una fuente de peligrosos desechos nitrogenados. Habrá que obrar con cautela (Mesura) en aquellos biotopos cuya presencia de hojas se haga imprescindible…

Del mismo modo, la presencia de rocas, guijarros o gravas calcáreas o que contengan metales y demás elementos solubles podrán ser un problema: Conviene testarlas previamente manteniéndolas sumergidas en agua de ósmosis (Lo más pura posible) para ir efectuando análisis periódicos.

Tercera concesión: La naturaleza y el predominio de los materiales no inertes se podrá ver alterada respecto al biotopo original. 

La temperatura (Clima)

 

Enfriador, interior

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Escoger un biotopo pasa obligadamente por considerar muy de cerca su clima.

Técnicamente ya no hay limitación en cuanto al control de temperaturas pero enfriar resulta muy caro y requiere no solo de equipos sino de una instalación con doble acristalamiento y cámara de vacío para evitar las condensaciones. Tenemos un ejemplo aquí.

No hay concesiones éticamente asumibles: Si no podemos climatizar correctamente nuestro biotopo, no deberá habitarlo ser vivo alguno.

Documentación previa (Datos)

 

Otro tema que nos puede suponer un serio quebradero de cabeza es conseguir información completa sobre un biotopo local al que no tenemos acceso físico (Exótico). No ya las especies que lo habitan sino la naturaleza fisioquímica de sus aguas, de los materiales que lo componen y su suelo (Por no mentar a los cambios estacionales…). Aunque la ecología goza hoy de buena salud y son muchos los estudios publicados, rápidamente descubriremos que no tantos sobre los biotopos más interesantes para un acuarista. Este es un primer paso obligado y la calidad de nuestro proyecto dependerá directamente de la cantidad de información veraz que podamos recabar sobre el mismo.

Adquisición de fauna, flora y materiales

 

Llegados al punto de haber escogido nuestro futuro biotopo local, disponer ya de toda la información necesaria y haber diseñado el montaje (Escogida la iluminación, filtrado, bombas auxiliares de recirculación, Etc…), llega el momento de adquirir el “hardware” primero y los habitantes después. Los circuitos comerciales pese a ser extensos trabajan en base a la demanda y con frecuencia resultará imposible localizar en el ramo ciertas especies animales y vegetales, elementos orgánicos como maderas y hojas o determinados minerales como gravas o rocas…

En el caso de zoológicos y aquariums, a menudo se recurre al intercambio pues el rigor es fundamental pero a nivel de aficionados esto resulta bastante difícil, sobretodo con animales y plantas pues las diferentes legislaciones son complejas y restrictivas en esta materia.

Por tanto y desgraciadamente, con bastante frecuencia entraremos en el maravilloso mundo de los “aquascape” (Escenario acuático): Una representación más o menos fidedigna de un paisaje acuático… Que en este caso sería un biotopo local y en el que recurriríamos a diversos elementos sustitutivos en materia de raíces, rocas, sustratos…: Ya no será “estricto”.

 

Más adelante y con el tiempo, quisiera poner unos ejemplos de montaje de biotopos locales con sus diferentes particularidades a nivel biológico, geológico y técnico (Pero va para largo… me temo)

Ir a Biotopo-Acuario biotopo-Geográfico>

Ir a Biotopos generales en acuario>

Estás en Diseño acuario de biotopo

 

Ir a Biotopos del mundo>

Ir a Viaje subacuático: Cazando biotopos>

 

Volver a Biotopos (Escenarios)<

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR