Mantenimiento de parámetros

Mantenimiento parámetros, panorámica

 

A estas alturas una cosa nos ha quedado clara. Si vamos a montar nuestro primer acuario lo más prudente será escoger aquel que más se aproxime a los valores del agua de nuestro suministro, ya sea de red o embotellada. Lo contrario siempre será una pequeña lucha pues con cada cambio de agua, deberemos rectificar valores antes de introducirla en el acuario. Pero qué ocurre a plazo medio con los valores de un acuario ya rodado? De nuevo os emplazo a visitar el tema teórico “El agua”.

Bueno, las desviaciones a medio o largo plazo en cuanto a pH, GH y KH dependerán de muchos factores. Estos factores que pueden complicarnos un poco la vida, también pueden ser una herramienta estupenda para mantener aquellos valores en su margen de seguridad. Esto es complejo pero no tanto si tenemos en cuenta que habitualmente los cambios se producirán de forma gradual, dándonos tiempo a responder. Antes de entrar en cómo corregirlos, vamos a ver un poco por encima qué factores intervienen de forma habitual en este asunto.

 

Por qué baja el pH? Entre otros motivos:

– La adición de CO2 reduce el pH. Si el suministro es regular, siempre lo hará de la misma manera hasta llegar la noche… pero este no es un modo prudente de mantener el pH bajo. De acabarse o cortar el suministro se nos disparará repentinamente!

– La actividad biológica (Nitrificación) a largo plazo acidifica el agua. No sifonar y permitir la acumulación de materia orgánica en el sustrato es muy peligroso pues acidifica el agua, dispara los nitratos y a largo plazo la producción de gases nocivos. Honrosa excepción: Un “High tech” de estudiadísimo sustrato y poca población de peces (En el otro extremo, el método Diana Walstad: Muchos lo alaban pero pocos cumplen rigurosamente sus bases lo que lo convierte en una bomba de relojería… En mi opinión, no apto para iniciarse y tal vez el mejor modo de planificar un acuario natural).

– La actividad biológica hace uso de los recursos que trae consigo el agua, asimilando carbonatos, elementos y oligoelementos de ella y por tanto consumiéndolos. La formación del tejido óseo de los peces, caparazones de moluscos y gambas, etc… a medio plazo reducen el KH disminuyendo el pH. Esto se hace especialmente evidente en montajes marinos pero también se presenta en agua dulce.

– La presencia de materiales leñosos como troncos, raíces, semillas (Cocos), hojas y turbas en el sustrato o filtro acidifican el agua a merced de los ácidos tánicos y húmicos que desprenden.

 

Por qué sube el pH? Entre otros motivos:

– El desequilibrio negativo de CO2 porque no lo inyectamos o lo perdemos por exceso de turbulencia en la superficie así como la falta o escasez de plantas naturales contribuyen a aumentar el pH.

– La presencia de materiales de naturaleza calcárea (Alcalinos) como ciertas piedras calizas o compuestas, las conchas, caracolas, materiales porosos recolectados en la playa y objetos decorativos no específicos de acuario son diluidos lentamente por la acidez del agua, cediendo básicamente carbonatos que aumentan como es lógico, la dureza de carbonatos que a su vez, nos sube el índice de pH.

– La intensa evaporación en acuarios con o sin tapa debido a una fuerte diferencia de temperatura (Salto térmico) entre el interior y exterior del acuario así como la sucesiva reposición de agua sin tener en cuenta que en el acuario se van acumulando los minerales, subiendo KH y pH.

– Los cambios estacionales en los parámetros de red junto con nuestra falta de control (Rutina…) nos pueden dar sorpresas en este sentido, sobretodo en verano o períodos de sequía.

 

Y la dureza? Cuidado con este asunto. Si nos referimos a dureza total (GH), a menudo es por alteraciones en el KH (Dureza de carbonatos) principal ingrediente de la dureza total. Si utilizamos sustratos como la akadama,  turbas o sustratos técnicos podremos observar inicialmente variaciones significativas en la dureza total pero será durante el primer o primeros meses, a medio plazo se estabilizará. Por tanto, algunos factores descritos anteriormente para el pH en cuanto a incremento, en mayor o menor medida estarán relacionados con alteraciones de la dureza. Hemos de tener siempre en cuenta la evaporación. El agua evaporada es tan solo agua pura y los minerales se quedan y acumulan en el acuario. Si solo reponemos agua evaporada, lo hemos de hacer con agua desmineralizada.

sadernes

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

turbera

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

 

Arriba, izq.: Turbera asturiana. La presencia de turbas tiñen el color del agua acidificándola. Der.: Río en zona calcárea en el que el agua está asimilando carbonatos que la alcalinizan, subiendo el pH y la dureza.

CÓMO CORREGIR LOS VALORES Y ESTABILIZARLOS

 

Está claro que cuando no se tiene experiencia lo más expeditivo es recurrir a la química comercial. Existen multitud de productos acondicionadores comerciales para corregir a la alta o la baja el pH. Aunque de vez en cuando aparecen y desaparecen por ahí productos milagrosos para bajar la dureza (Sobretodo en los USA), tienen hoy por hoy, el crédito de los “crecepelos” (Son bastante dados a ello…). Para subir la dureza o hacemos cambios de agua o aditamos complejos minerales, pero hacerlo directamente en el acuario implica mucha cautela y se debe planificar por etapas, poquito a poco. Esto es importantísimo en todos los casos pues la respuesta no acostumbra a ser inmediata y un contraste brusco debilitará seriamente tanto el equilibrio como la fauna del acuario.

Se llama efecto tampón o “buffer” al que producen una serie de productos químicos ya sean de origen natural o sintéticos que nos estabilizan los valores dentro de un rango concreto. Los tampones químicos de laboratorio acostumbran a contener sulfatos que desequilibran la proporción de nutrientes a favor de las algas. No son desaconsejables pero deben ser usados con cautela y midiendo parámetros.

En cuanto a los tampones naturales, ya los hemos tratado sin saberlo hace un rato cuando hablábamos de aquello que nos desvía el pH en un acuario estabilizado y ahora haremos una pequeña relación de los más comunes. A título personal, siempre he preferido hacer uso de elementos naturales para corregir valores aunque en honor a la verdad, los valores del agua podrán reflejar los resultados deseados pero no a merced de la composición y equilibrios ideales! (Conste en acta…). Qué quiero decir con esto? Que mantendremos un pH de 7,8-8 en un tanque de africanos gracias a las conchas y rocas calizas pero la relación calcio-magnesio en la composición del agua estará desequilibrada a favor del calcio. Se corrige aditando, de ser necesario. Repito de nuevo: Por natural que sea el origen del material, debemos aditar muy poco a poco y esperar una respuesta a menudo lenta pues de dispararse, no habrá quien la frene.

 

PARA BAJAR EL pH

 

Casi todo material de origen leñoso o vegetal que no contenga sustancias tóxicas o perjudiciales como por ejemplo:

 

MopaniMopani: Es una madera ligera al ser poco densa pero que plantea pocos problemas de flotación a largo plazo. Suele presentar dos tonos de color en una misma pieza y eso lo hace muy estético pero raramente la conseguiremos curada y aunque no se descomponga, podrá teñir el agua con ácidos tánicos y húmicos (Taninos) que pueden tamponar el pH en niveles excesivamente ácidos: Conviene hervirla.

TurberaTroncos y raíces de turbera: Han sido extraídos del interior de las turberas del norte de Europa donde la actividad bacteriana (Anaerobia, sin oxígeno) los ha estado curando durante años, incluso siglos. Tienen la ventaja de no tener que curarlos previamente pero con frecuencia desprenden ácidos al igual que el mopani y con las mismas consecuencias. Además presentan el inconveniente de que si inicialmente flotan, tardarán bastante tiempo en empaparse de agua hasta que podamos retirar el lastre.

PantanoTroncos y raíces de pantano: Mucho menos fiables, al ser de diferentes especies vegetales, se han ido curando lentamente tras el primer llenado de un viejo embalse. Empiezan a ofrecer garantías los procedentes de pantanos que llevan unos treinta años de actividad y conviene recolectarlas de las zonas profundas aprovechando un vaciado importante. Los hemos utilizado hasta la saciedad y es un buen sustituto de las de turbera que además pueden presentar ramificaciones más finas que confieren mayor naturalidad.

CepaSarmiento (Cepa de vid): Madera dura y pesada que requiere mucho tiempo de curación previa y que se viene usando tradicionalmente en acuarios. Conviene cepillarla bien para retirar la corteza escamosa y sumergirla mucho tiempo para que se cure y deje de flotar. Mejor hervirla, es mas rápido.

 

Alnus glutinosaPiñas y hojas de aliso (Alnus glutinosa): Acidifican, producen infusorios y son alimento para gambas.

 

 

Almendro indio hojasHojas de almendro malabar/indio (Terminalia catappa), roble (Quercus sp.), aliso, tilo, etc…: Acidifican, producen infusorios y son alimento para gambas.

 

 

 

PARA SUBIR EL pH

 

En esencia, rocas y gravas calcáreas, conchas, caracolas, fragmentos de hueso de sepia (Jibia), caparazones, patas, etc, de crustáceos hervidos…:

 

Caliza“Karst” (Calizas): De uso en aguas muy duras, salobres y marinas, es un tipo de roca muy común y decorativa si sabemos escoger. Algunas contienen multitud de orificios interconectados fruto de la erosión química y son muy útiles para proteger alevines o criar pequeños cíclidos.

 

Cantos finosGuijarros o “cantos”: Han de ser calcáreos y de granulometría desde los 5mm a los “cantos rodados” de tamaño y peso considerables. Son fáciles de encontrar y como todo, debemos ser prudentes y empezar poco a poco. Se pueden usar como decoración dispersa entre la gravilla, otorgando la naturalidad de un sustrato heterogéneo.

 

valvasConchas, caracolas marinas y jibias (Fragmentos de hueso de sepia):Previamente hervidas, subirán el KH y el pH. También hemos de ser cautos e ir añadiendo de poco en poco. (Foto: Wilfredor. CCBYSA 3.0).

 

 

 

Resumiendo, podemos recurrir a la química de laboratorio o a la natural. Si optamos por la primera valdrá la pena adquirir compuestos equilibrados para reponer macros y microelementos al sistema. Si elegimos los aditivos naturales, habrá que vigilar frente a los desequilibrios y carencias.

Ir a Tratamiento del agua de origen>

Ir a Purificador agua de red>

Ir a Montaje equipo ósmosis>

Ir a Ajuste de parámetros: La mezcla>

Estás en Mantenimiento de parámetros

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR