Reproducción anfibios y reptiles

Masa de huevos de anuro

© Tarquin. CCBYSA3.0

REPRODUCCIÓN EN CAUTIVIDAD DE ANFIBIOS Y REPTILES

 

La meta de todo aficionado a los terrarios es hacer criar con éxito sus animales. Se reconoce entre los entendidos que el mejor síntoma de un buen mantenimiento en cautividad de un animal es que llegue a reproducirse de modo natural y sin recurrir al hormonado. La razón de esta máxima obedece al hecho de que criar es una de las últimas necesidades de todo animal después de sentirse  hidratado, alimentado, seguro e integrado en el medio que le rodea. Vamos a hablar aquí de generalidades.

 

 

Podarcis sp.

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

Hoy en día vivimos en una sociedad  más sensibilizada con el respeto al medio ambiente y afortunadamente, son cada vez más las especies a la venta en comercios nacidas en cautividad. Estamos hablando de futuro en términos generales y del futuro de la terrarística en particular. Llegará el día, aún muy lejano, en el que la totalidad de animales en cautividad serán nacidos en terrario y se recurrirá a la captura tan solo para renovar la dotación genética o con fines científicos. Mucho ha de llover… pero cuanto antes empiece, mejor. Y el caso es que ya hace bastantes años que se crían especies  comunes de  tortugas, cocodrilos, iguanas, etc. incluso a gran escala ya sea para la industria de la peletería o el abastecimiento de los comercios del ramo. Una ventaja importante de esta práctica es que sabemos que es mucho más fácil reproducir un camaleón del Yemen que nació en cautividad que uno capturado cuyos problemas de estrés ya dificultarán su supervivencia. Pero dejemos de divagar y vayamos al grano. Aunque abundan las excepciones, la mayoría de reptiles son ovíparos. Practican la fecundación interna gracias a los hemipenes de los machos (Tienen dos penes) alojados en la base de su cloaca y las cloacas de las hembras. No forman parejas estables y de hecho, en la mayoría de casos una hembra copula con varios machos antes de realizar la puesta. Aunque en estado natural no siempre sea así (Partenogénesis), para criar un reptil necesitamos de un macho y una hembra adultos pero, por cuestiones de comportamiento, en muchos casos la proporción de hembras deberá ser mayor dada la agresividad de los machos en celo (Grupo de cría). Foto der. pareja bien avenida de Podarcis sp.

 

 

Anolis sagrei

© ACG. Zootecnia doméstica. Der. Res.

La inducción del celo va en función de la especie y está estrechamente relacionada con el clima y el fotoperiodo. La cópula obedece a menudo a un más o menos complejo ritual de cortejo que sirve como medio de comunicación que informa entre otras cosas de la especie, la salud del especímen y el sexo del oponente (Estoy siendo todo lo breve y por tanto inexacto que puedo). Este preludio o cortejo nos indicará cuándo hemos de hacer los preparativos. Si se trata de una especie ovovivípara (Quizás lo mas recomendable para empezar) como Boa constrictor, Corallus enhydris, Thamnophis sirtalis, Mabuya multifasciata, y muchas más, un buen día sobrevendrá el alumbramiento y la hembra comenzará a parir unas bolsas de las que saldrán los pequeños totalmente formados. Simplemente, la incubación de los huevos se realizó en la mejor de las incubadoras, su propia madre y por tanto la existencia de cáscara es del todo innecesaria. Pero en la gran mayoría de casos, la madre realizará la puesta de los huevos. Asombra entre otras cosas la memoria genética en estos animales  pero el caso es que una madre conoce perfectamente cuáles son las condiciones idóneas para que prospere su puesta. Tanto es así que los cocodrilos las recrean amontonando materia orgánica en descomposición para que la temperatura ascienda respecto al exterior del nido. No nos debe extrañar pues, que recorran largas distancias buscando el lugar adecuado. Foto izq. Anolis sagrei.

 

 

Morelia sp.

© ACG. Zootecnia doméstica. Der. Res.

Nuestra estrategia radica en proporcionar un habitáculo o cajón de puesta que ofrezca estas condiciones dentro del terrario, procurando que este sea el único lugar factible. Si es necesario, incluso retiraremos el sustrato de la instalación. El cajón de puesta debe ser cálido (Temperatura óptima de incubación de la especie), oscuro, abrigado del ruido y movimiento externo y estar húmedo. Generalmente se utiliza turba o arena fina esterilizadas. Aunque los hay, son pocos los casos en que la madre vigila la puesta (Cocodrilos, algunas pitones), aún así es conveniente que retiremos a la madre cuando estemos seguros que ha dejado de poner. Los huevos de reptil difieren de los de las aves. No poseen salvo excepciones la cáscara dura sino apergaminada. Son de un color que va del blanco al gris. Al poco tiempo de ser puestos aumentan de tamaño conforme se hidratan. Hemos de marcar con un carboncillo blando (Del que se usa en dibujo) la parte alta de cada huevo sin moverlo. Preparamos un recipiente con el medio de incubación humedecido que será estéril. Normalmente se utiliza vermiculita mitad agua, mitad vermiculita. El recipiente tendrá la base perforada para drenar el exceso de agua. Hemos de colocar los huevos en la misma posición que los encontramos sin girarlos y semienterrados (En un 60% aprox.). Si giramos los huevos durante las primeras horas, probablemente mataremos los embriones. Y hecho esto, a la incubadora que ya llevará unos días en marcha con los ajustes realizados. Dentro del rango de temperaturas de incubación de cada especie la máxima suele producir individuos macho y la inferior hembras en cocodrilos, saurios y tortugas.

 

 

Cría Ptychozoon sp.

© ACG. Zootecnia doméstica. Der. Res.

A temperatura más alta, menor tiempo de incubación. Si alguna vez te has preguntado porqué te costaba encontrar una hembra para tu animal aquí tienes un motivo frecuente. Un exceso de temperatura, si no mata el embrión provocará un nacimiento prematuro: problemas de motricidad (Deformaciones de columna), tallas anormalmente reducidas y, de prosperar, a menudo una conducta agresiva y altas dosis de estrés. Todo requiere su tiempo. El tiempo de incubación depende de cada especie y hay que documentarse a fondo si queremos reproducir con éxito nuestros animales. Por poco que me quiera extender, este tema es realmente diverso y complejo para resumirlo en cuatro párrafos. Podemos encontrarnos con la sorpresa de que los huevos estén pegados entre sí y así deberán ser incubados (Elaphe sp., Natrix sp. etc…). Hemos de retirar los huevos enmohecidos o claramente deshidratados (Arrugados). Es frecuente la presencia en la puesta de huevos anormalmente pequeños (Sin fecundar). También entre los ovovivíparos aparecen bolsas sin abrir (Nos pasó  con Corallus Enhydris). Es duro pero personalmente aconsejo no ayudar a abrir el saco amniótico (Bolsa). La naturaleza es sabia y un animal que es ayudado a nacer ya presenta carencias desde el primer día. Otra sorpresa común en geckónidos es encontrarse los huevos pegados a las paredes del terrario. Endurecen deprisa y  son de cáscara rígida. Tendremos que aislarlos de los adultos y dejar que la naturaleza haga el resto pulverizándolos eso sí a diario, incluso varias veces. Arriba izq. Ptychozoon kuhlii.

 

 

Gecko gecko

© ACG. Zootecnia doméstica. Der. Res.

Es el caso de Gecko gecko (Foto izq.), Gecko vittata, etc… Teníamos algunos tokai en las salas de terrarios sueltos y campando a sus anchas como control de plagas (Grillos, etc…). Era frecuente encontrar los huevos en la pared y algunos prosperaban. A veces, la hembra no encuentra el momento de poner alcanzando un volumen preocupante (Iguanas jóvenes primerizas) toca visitar al veterinario de exóticos. Con frecuencia se recurre a la oxitocina para provocar la puesta y eso es cosa de especialistas. Al igual que la retención de los huevos en el conducto: sólo un especialista cualificado sabe pinchar correctamente un huevo sin dañar a la madre durante la extracción (“Zapatero a tus zapatos”). Volvamos a la incubadora. Se ha de controlar la temperatura y humedad diariamente. La humedad debe ser saturante pero sin llegar a provocar la caída de las gotas de condensación en la tapa sobre los huevos. En ese caso, habrá que abrir y ventilar prescindiendo del compresor de aire.

 

VermiculitaSi se avecina la eclosión, ventilaremos varias veces al día pues el medio es inadecuado para el neonato. Hemos de cambiar regularmente parte del agua de la incubadora sin alterar la temperatura brúscamente. Hay quien trata el agua con azul de metileno (No me fiaría en el caso de haber aire comprimido oxigenando el agua).

 

Ophisaurus ventralisLa rejilla que separa la zona de incubación del agua ha de ser de un calibre (Luz) que no permita caer al recién nacido dentro. En el tiempo que he trabajado con reptiles no he tenido experiencia más gratificante que la primera vez que fuí a ojear la incubadora y me encontré dos coloridas crías de gecko leopardo con la boca abierta y gritando como locas! Es algo que aconsejo a todo aquel que se atreva.

 

Ir a Estrategias reproductivas anfibios y reptiles>

Ir a Incubadoras>

Ir a Un poquito de genética>

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR