Reptiles de vida anfibia 2

Reptiles de vida anfibia 2

Vienes de REPTILES DE VIDA ANFIBIA 1<

Varanus niloticus

© D.Gordon E.Robertson. CCBYSA3.0

 Gran acuaterrario para Varanus niloticus (Varano del nilo)

 

Varanus niloticus

© Factumquintus. CCBYSA3.0

Varanus mertensi, biotopo

© Zoharby. CCBYSA3.0

Vamos a tratar aquí los varanos de vida anfibia. Los de vida terrestre ya los tratamos en su apartado. Los varanos acuáticos son animales difíciles de instalar básicamente por su gran talla. Existen varias especies en Africa, Asia y Oceanía. Son tan rápidos y agresivos como sus compañeros terrestres con la diferencia de que nadan fabulosamente.

Pueden sumergirse largo tiempo y algunos como V. mertensi tienen las fosetas nasales superiores para facilitar la respiración cuando acechan sumergidos, como los cocodrilos.

Todos son tropicales pero en cautividad hemos de prestar importancia a la HR, que no debe ascender en exceso. Aquí hablaremos del Varanus niloticus, una especie archiconocida de gran tamaño, beligerante y anfibia. Un acuaterrario convencional solo serviría para mantener una cría durante un año aproximadamente, eso lo hace descartable. Los aficionados a estas especies recurren a cerramientos en habitaciones habilitadas que pueden ser incluso de madera pues el ambiente deberá ser seco. Todas las advertencias que hemos hecho en varanos de vida terrestre son aplicables aquí.

Las dimensiones del recinto deben ser de al menos tres metros cuadrados por un metro de alto. Esta especie puede alcanzar los dos metros de largo, V. salvator los supera. El enfoque de la instalación es la de un gran terrario árido con una buena cubeta, estanque, piscina de agua que no calefactaremos mas allá de dos grados por debajo de la temperatura ambiental del terrario para no provocar una humidificación excesiva. La misma filosofía de las Thamnophis (Inicio de este apartado) pero a gran escala. La tierra debe mantenerse seca, rodeando la cubeta de grandes losas de piedra, calefactadas o no. Una guarida de tamaño acorde y algún tronco pues son grandes escaladores, lo que nos obliga a asegurar la instalación contra fugas. Focos IR bien asegurados para insolarse con puntos de insolación que ronden los 35-40ºC y radiación UVA-b 5.5 mín. son imprescindibles.

En la imagen de la derecha, tenemos un V. mertensi en su hábitat natural y deja constancia del contraste de la aridez del terreno junto al agua. Debido al gran tamaño del estanque o cubeta, podemos adecuarlo con filtro interior de caja totalmente protegido con grandes losas y que incluirá en su interior las calefacciones o mejor aún, dotar a la cubeta de una cánula de desagüe que dirija el agua a un filtro exterior. Todo cable eléctrico deberá enfundarse en tubo de PVC rígido porque sus mandíbulas y garras son poderosas. La convivencia en estas especies es difícil y reproducirlas todavía también aunque hace años que se crían en cautividad. Son otro ejemplo de especies de las que se venden más ejemplares que aficionados hay en condiciones de mantenerlas. (Foto der.:Varanus mertensi. Biotopo.)

Varanus niloticus, ficha

 

Abajo, varanos de biotopos similares: 1- V. salvator. (Nur Hussein. CCBYSA3.0). 2- V. salvator cummingi. (Magalhaes. DP). 3- V. indicus. (Anaxibia. CCBYSA3.0). 4- V. salvadorii. (Vassil. DP). 5- V. mertensi. (Jarek Tuszynski. CCBYSA3.0)

Reptiles vida anfibia

 

COCODRILOS Y CAIMANES

 

Osteolaemus tetraspis

© Adrian Pingstone. DP

Terrario para cocodrílidos

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

Sé que voy a decepcionar a más de un aficionado, pero habiendo mantenido durante años todo tipo de bestias con escamas, hoy llego a la conclusión de que los caimanes y cocodrilos no son los animales más recomendables en el entorno doméstico. Estos fabulosos reptiles asombran no solo por su tamaño y fiereza sino por su maravillosa adaptación al medio que se aproxima a la perfección, pues apenas han necesitado evolucionar desde la noche de los tiempos. Merecen todo respeto y admiración. Son pocos los animales que aún hoy podemos considerar en igualdad de condiciones, como un enemigo potencial en estado natural, sobretodo los grandes cocodrilos marinos o del Nilo cuyas tallas máximas todavía se debaten y son una fuente de discrepancias. Por el contrario, existen cocodrilos de pequeña talla como Osteolaemus tetraspis (CITES I) que no sobrepasa el metro y medio.

 

Terrario cocodrílidos. ZooBCN

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

Mi reticencia a tener a estos animales en casa no es por su fiereza o peligrosidad sino porque adecuarlos correctamente ya no pasa por sacrificar una habitación sino todo el salón de una casa convencional. Serán muy estáticos pero requieren de mucho espacio y una auténtica piscina en la que nadar, sumergirse y cazar. Su instalación es casi idéntica a la de los varanos descritos arriba pero multiplicando el tamaño. Puedo asegurar que la mayoría de ejemplares en cautividad de mis clientes y amigos estaban obesos, subdesarrollados y en algunos casos murieron prematuramente y tengo constancia de que su acondicionamiento a nivel climático y alimentación fueron excelentes, tratándose de aficionados expertos y reputados.

Simplemente, les ha faltado espacio para desarrollarse adecuadamente y su fortaleza no los ha matado siendo crías o juveniles. Aún así, no estoy en absoluto de acuerdo con las prohibiciones, porque generalmente vienen impuestas por autoridades cuya ignorancia y comodidad es por todos conocida, pero sí que abogo porque todo aquel que los posea lo haga de modo adecuado y eso pasa forzosamente por ser un privilegiado que disponga de espacio y medios económicos para habilitarlo y calefactarlo. (Fotos: Instalaciones zoológicas del Zoo de BCN. RCG. CCBYSA 3.0). Misma instalación que los varanos anteriores pero de unos 10-15m2 x metro de animal mínimo…

 

ACUATERRARIOS (TORTUGUERAS) PARA Pseudemys sp., ETC… (TORTUGAS ACUÁTICAS, GALÁPAGOS)

 

Pseudemys nelsoni

© DP

Probablemente sean los reptiles más difundidos como mascota. Las tortugas acuáticas o galápagos se vienen criando en granja desde hace décadas con el objetivo de suministrar las tiendas de todo el mundo. De sobras conocidas por todos son unos animales activos y asequibles hasta que se desarrollan alcanzando unas dimensiones en muchos casos considerables. Pese a ser resistentes y no presentar demasiados problemas de adaptación no son animales sencillos de mantener a largo plazo. Una verdadera lástima dado que la gran mayoría mueren antes de los tres años padeciendo subdesarrollo, malnutrición, hipotermias prolongadas y descalcificación. Hasta que las autoridades tomen cartas en el asunto (Parece que va para largo) mi interés radica en explicar cuáles son las necesidades de estos animales y por tanto cómo debemos adecuarlos. No es difícil mantener tortugas acuáticas pero tampoco es tan barato como se nos “vende” en algunos establecimientos del ramo. (Foto:Pseudemys nelsoni. DP).

 

Falsa tortuguera. Compártela!

© Zootecnia doméstica. DP

Son objeto de compra compulsiva a causa, en parte, de la desinformación deliberada de algunos comerciantes que las venden siendo crías de pocas semanas (5 Cm), junto con un bote de gammarus (Gambitas secas) y una falsa tortuguera de tipo “isla” o “riñón”. Mal empezamos… (Infografía der.: RCG. Como excepción, libre de derechos: DP. Compártela!).

Vamos a ir al grano. Una tortuguita de Florida (Y cualquier otra especie similar) requiere: Agua, tierra, calefacción, radiación superior IR, radiación UVB, comida fresca a complementar con liofilizados (Gammarus, krill, etc..) y espacio, mucho espacio. Especialmente activas siendo juveniles y en las horas centrales del día, el espacio es de vital importancia para un desarrollo saludable. Comprándolas en un mercadillo ya les estamos negando casi todo lo necesario, lo lamentable es que a menudo, en un establecimiento supuestamente especializado, también… Con el tiempo, en nuestro comercio descubrimos que vendíamos tan solo un 30% de tortugas que la mayoría de establecimientos, ganando seis veces más con sus equipos y con la ventaja añadida de conseguir un cliente satisfecho de cada tres compradores potenciales. Más de uno debería aplicarse el cuento. En función de su tamaño podemos instalarlas en:

 

Tortuguera completa

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Tortuguera 80x40x40 128 l. con plataforma y rampa, pantalla de dos tubos fluorescentes, uno de espectro corregido UVB, termómetro, filtro laberinto y termostato calentador. Si eres manitas, en el apartado taller te explicamos como mejorar este diseño. Con uno de estos sistemas podremos mantener una tortuguita durante unos dos o tres años a lo sumo dependiendo de la especie.

El vidrio superior debe ser sustituido por metalacrilato o policarbonato alveolar para que permita el paso de la radiación ultravioleta. El agua deberá cambiarse a menudo y limpiar regularmente el material filtrante (Se reutiliza). Conviene detener el filtro para alimentarlas y encenderlo al cabo de una hora como máximo.

Es muy práctico en verano, colocarlas en una palangana limpia y sin restos de detergente a pleno sol para alimentarlas y con la misma agua del tanque, que luego tiraremos para reponer en la tortuguera agua fresca. Ganaremos en limpieza y estimularemos a los animales. Si el agua de red es blanda, habrá que añadir carbonatos en forma de pastilla a la tortuguera.

 

Bañera para tortugas

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Bien, pero qué hacemos cuando nuestras tortugas alcanzan los 25Cm de plastron (Parte ventral del caparazón)? Son varias las opciones y todas ellas requieren de cierto espacio.

-La primera sería encargar un gran acuario de 150x50x60l. (450 l.) ya adecuado o adecuarlo con sus rampas, luces y calefacción.

-Otra requiere de cierta destreza (No demasiada…) y consiste en reaprovechar una vieja bañera montada sobre un armazón en madera. Con sus orificios cerrados herméticamente (Silicona). Forrar la estructura de madera o hierro en madera, por ejemplo, habiendo dejado un espacio en el nivel superior a modo de zona terrestre. Con buenas manos queda aceptable y tras colocar unos vidrios a modo de barrera que impidan a las tortugas escaparse, facilitar su acceso a tierra con una rampa, instalar focos IR, lámpara de espectro UVB, calefacción y filtro en el agua tendremos un sistema seguro y definitivo a bajo coste que además es de los mas utilizados por los aficionados.

-Del mismo modo, en locales climatizados o en intemperie durante el verano allí donde la latitud lo permita, podemos instalar una piscina infantil de estructura metálica y lona. Otro sistema que nos funcionó francamente bien.

En todos estos casos se hace necesaria una buena filtración porque estos animales ensucian realmente el agua. El mas práctico filtro de tortugas es el antiguo sistema de caja adaptado en forma y medidas. Queda alojado dentro del tanque en todos los casos con lo que el riesgo de fugas de agua es inexistente. Resulta barato si lo construímos nosotros y le podemos dar la capacidad que queramos.

 

Estanque para tortugas cercado

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

En el caso de tortugas autóctonas y allí donde la ley nos lo permita, podemos alojarlas permanentemente en un estanque. El riesgo de fuga es altísimo y deberemos enterrar 30Cm bajo tierra todo un cercado metálico para que no escapen.

En la imagen de la izquierda podemos observar un margen de estanque de tortugas de Florida convenientemente asegurado para evitar fugas. Una cerca metálica semienterrada (30Cm.) imposibilita el escape. Es realmente importante cuando se trata de especies exóticas pues a menudo pueden naturalizarse en un ecosistema que no es el suyo afectando a las especies autóctonas. Hoy ya no es una suposición sino un hecho contrastado en la Península Ibérica. (Foto: RCG. CCBYSA3.0). Datos para Emys orbicularis (Protegida):

Emys orbicularis, ficha

 

Abajo, especies bajo misma instalación: 1- Emys orbicularis. (JozoVasko. DP). 2- Graptemys ouachitensis. (Aaron Bishop. DP). 3-Graptemys pseudogeographica. (Courtesy of U.S. Geological Survey). 4- Pelomedusa subrufa. (Johannes Van Rooyen. DP). 5-Clemmys insculpta. (Courtesy of U.S. Geological Survey)

Tortugas acuáticas

 

TORTUGAS DE CAJA (Terrapene sp., Cuora sp.)

 

Terrapene carolina

© RyGuy17. CCBYSA3.0

Debemos introducir aquí esta categoría con el fin de aclarar algunas cosas acerca de las tortugas de caja. Llamamos comúnmente tortugas de caja a las tortugas de plastron articulado. Es decir, las placas de la zona ventral están abisagradas en su parte delantera y trasera permitiendo al animal encerrarse totalmente dentro del caparazón. Una estrategia defensiva de primer orden que encontramos en especies del Nuevo Mundo y Asiáticas pertenecientes fundamentalmente a dos géneros: Terrapene en América y Cuora en Asia. Pues bien, no son “tortugas de tierra”. Quiero dejar claro este asunto porque está costando la vida a no pocos ejemplares desde hace bastantes años. Utilizar nombres comunes nos lleva a estos errores y a menudo de forma malintencionada. No es una cuestión de “pedigrí” sino de adecuación.

Por “tortugas de tierra” entendemos aquellas que no visitan el agua más que para beber, no saben nadar y ese es su único vínculo con el elemento líquido (Testudo sp., Geochelone sp., Gopherus sp., etc…). (Foto: Terrapene carolina.

Todas ellas especies protegidas cuya adquisición (Debidamente documentada) resulta bastante cara. Al comercializar tortugas de caja como terrestres se deja de indicar que, independientemente del clima de origen, necesitan bañarse e incluso en muchos casos nadar, llegando a alimentarse de peces y anfibios y rechazando a menudo las frutas y verduras, mas propias de las tortugas de tierra. Lo grave no es la ignorancia sino el uso que se haga de ella. Muchas Cuora sp. y Terrapene sp. son vendidas como la típica tortuga de jardín, condenándolas a una lenta agonía a menudo irreversible porque sencillamente, su valor económico es diez veces inferior (Hoy ya también alcanzan un precio alto). Es cierto que hay casos como el de Terrapene ornata, que vive en semidesiertos americanos pero SIEMPRE vinculada al medio líquido que allí es estacional. Cuando las charcas se secan, se entierra y estiva para no deshidratarse. Arriba izq.: Terrapene carolina (De caja, semiacuática).

 

Cuora amboinensis

© Adrian Pingstone. CCBYSA3.0

Las tortugas de caja son animales interesantes y robustos si se acondicionan correctamente. Muy aconsejables para aquellos que no puedan comprar Testudos. Su instalación es muy semejante a la de los galápagos o tortugas acuáticas pero debemos dar más importancia a la zona terrestre en la que deberán poderse enterrar y menos profundidad a la zona acuática, unos 10Cm son suficientes, así como muchas posibilidades para acceder y salir del agua. La dieta es variable en cada especie y necesitan un porcentaje de proteína animal mas elevado que las terrestres. Simplemente, están en el camino evolutivo de estas otras (Si no acabamos estúpidamente con ellas). Muchos aficionados las mantienen en terrarios secos con grandes palanganas o bandejas de agua que cambian a diario (Más adecuado para Terrapene que para Cuora).

Salvo estos casos, misma instalación descrita para acuáticas pero ofreciendo una buena zona terrestre (No una simple rampa…). Datos para Cuora amboinensis:

Cuora amboinensis, ficha

 

Abajo, tortugas de caja: 1- Cuora amboinensis. (Ltshears. DP). 2- Cuora galbinifrons. (Adrian Pingstone. DP). Asiáticas. Y 3-Terrapene carolina. (RyGuy17. DP). 4- Terrapene ornata luteola. (Sue in az. DP)

Tortugas de caja

 

Tortugas de caja terrestres africanas

Para acabar de complicarlo, tenemos a las auténticas tortugas terrestres de caja. Un género y dos especies:

Kinixys belliana

© Diotime. CCBYSA3.0

Kinixys homeana

© Wilfried Berns. CCBYSA2.0

Género Kinixys. Dos especies, izq.: Kinixys belliana. (Diotime. CCBYSA2.0). Der.: Kinixys homeana. (Wilfried berns. CCBYSA2.0). Hace unos quince años todavía eran comunes en el comercio estas curiosas tortugas. Del mismo modo que las acuáticas Cuora o Terrapene, estos animales africanos tienen el caparazón (No el plastron, a diferencia de las acuáticas) articulado lo que les permite en caso de ataque retraerse y cerrarse plegándolo, protegiendo las extremidades traseras y cola (No tienen articulación delantera).

Son de clima húmedo tropical y probablemente su estatus hoy ya no permita la importación. Eran resistentes cuando llegaban en buen estado. Desgraciadamente no siempre era así pues el tiempo de espera antes de partir de origen era prolongado y los parásitos reducían su peso a la mitad, deprimiendo su sistema inmunológico y apareciendo enfermedades respiratorias con demasiada frecuencia. Imprescindible desparasitar al adquirirlas (Como todas las de origen).

Deben adecuarse como las auténticas tortugas de tierra manteniendo una humedad relativa elevada.

Kinixis belliana, ficha

 

IMPORTANTE: La introducción de especies exóticas en el medio ambiente es un grave atentado ecológico que hoy comienza a legislarse y cuyas consecuencias son imprevisibles, en algunos casos devastadoras si llegan a reproducirse, ocupando el nicho de las especies autóctonas y desequilibrando todo un ecosistema al que no pertenecen. Son muchos los casos y algunos atribuibles a la terrarística. El día que prescindas de un animal, o lo devuelves o simplemente lo llevas a sacrificar a un veterinario. Introducirlo en otro medio puede ser un atentado y si no lo es ya, en breve será un delito tipificado.

Volver a REPTILES DE VIDA ANFIBIA 1<

Volver a Housing<

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR