Sump “húmedo”

Sump húmedo

 

Empezamos a tratar los sump con el más sencillo y antiguo sistema: El sump húmedo. La filtración húmeda es aquella que mantiene sus materias filtrantes sumergidas. Casi todos los filtros de acuario trabajan bajo este principio. Ya hemos dicho que un sump no es tan solo un filtro y puede contener más aparellaje además de este. Aquí ejemplificaremos un sencillo y común caso en el que aprovechamos un recipiente auxiliar para calentar y filtrar, sencillamente.

Como iremos viendo servirá tanto para agua dulce como salada ateniéndonos a las materias filtrantes destinadas a cada caso.

Se requiere subdividir un tanque en diferentes compartimentos a modo de laberinto por el que el agua atravesará una serie de etapas en un orden estudiado. Vamos con la primera imagen (Abajo) y comentaremos este controvertido asunto. Un caso de tantos, este es muy común. Tenemos un acuario compartimentado en el que el agua cae por gravedad en el primer compartimento de la derecha (Se puede apreciar el tubo de descarga, de caída). Hemos considerado cinco etapas con las que conseguiremos un filtrado completo y dar cabida a la bomba o bombas y a la caída. A tener en cuenta: Los separadores deben siliconarse de modo que cuando dan paso inferiormente al agua, exista la debida altura para asumir el caudal. Si el sump fuera de 80x30x40Cm y asistido por una bomba de Max. 1200 l/h reales (Eso es bastante, sin duda demasiado para un sump húmedo de 96l…) pero por seguridad con unos 4 Cm de separación suelo- separador iríamos sobrados. En cuanto a la altura máxima de los separadores siliconados a suelo, siempre deben quedar unos 4 Cm por debajo del límite superior del tanque. Ya nos hemos “comido” 8 Cm de volumen filtrante! A tener en cuenta en el diseño previo.

 

ZONA DE DECANTACIÓN:

 

Sump, esquema

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Observemos las flechas. El agua cae desde el rebosador del acuario principal a una primera cámara en la que podemos observar cierta agitación representada por cuatro flechas “rotando”. Es la zona de decantación en la que en teoría, debieran precipitar las partículas de cierto tamaño en suspensión.

De existir mucha agitación esto no ocurrirá pero sigue siendo muy útil frente a accidentes como es la caída de peces, invertebrados, alevines de pequeño tamaño, etc… por el rebosador del acuario principal.

Sump, refugio de decantación

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

 

 

Quedarían retenidos aquí a la espera del “rescate”.

Dada la agitación, de existir ese riesgo convendrá colocar en el fondo de esta cámara unos tramos cortos de PVC a modo de refugio para evitar el agotamiento.

 

FILTRACIÓN MECÁNICA:

 

Sump húmedo, esquema

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Segundo compartimento. Junto con los dos siguientes son las etapas de filtrado. Dado que van a contener materias filtrantes, deben “flotar” sobre una rejilla para no colapsar el paso del agua en su zona más estrecha (Pasos inferiores). Es el motivo por el que se siliconan esos listones horizontales a modo de soporte o “estante”, pues aguantarán las rejillas que en este caso son plásticas de las utilizadas en luminarias para techos “armstrong” (Iremos viendo más opciones). En este compartimento hemos superpuesto de arriba a abajo un bloque de foam de poro grueso (10-20 ppi*), otro de mayor densidad (30 ppi) y abajo del todo, perlón. Las opciones son infinitas como ya mostramos en el apartado “La filtración”. Si tememos la fuga de peces por el rebosador, convendrá elevar el foam superior e inclinarlo hacia el primer compartimento para que no queden en seco.

*Nota: La densidad de las esponjas se define en unidades ppi (Células o poros por pulgada lineal) y en este material se encuentran habitualmente de 10 (Cuesta un poco de conseguir), 20 y 30ppi., de menor a mayor densidad.

FILTRACIÓN BIOLÓGICA:

 

Sump húmedo, esquema

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Segundo compartimento de filtrado, tercero del sump. Un lecho de gravas hará de soporte a la flora bacteriana. Es la etapa biológica del sistema y no entraremos en detalles teóricos pero sí en los prácticos. De tratarse de agua dulce puede ser sílice de granulometría 3mm, lava volcánica, canutillos cerámicos, canutillos plásticos, etc… En el caso de utilizar también como elemento tampón, podemos recurrir a akadamas y demás sustratos técnicos que con el tiempo deberán renovarse parcialmente extrayendo y sustituyendo parte de la zona superior pues la colonia bacteriana se aloja mayoritariamente en la inferior, es por este motivo que prefiero mantener este orden de paso en el laberinto, junto con el mantenimiento del mecánico pues tenemos más a mano los materiales de mayor mantenimiento. En el caso de usar akadamas y sustratos que se desgranen con el tiempo, conviene aplicar encima una capa de perlón con cuatro piedras que lo sujeten o añadir perlón sobre el tercer compartimento de filtrado (Ahora hablaremos).

 

Sump húmedo, esquema mallas

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

En el caso de acuarios marinos se suele recurrir a la arena coralígena o coralina por ser un buen soporte bacteriano y tener una capacidad tampón excelente aunque podemos optar por otros sustratos si disponemos de reactores monitorizados.

Observemos la imagen de la derecha. Es un detalle de importancia en esta parte del sump.

Sobre la rejilla “armstrong” hemos colocado una malla fina para evitar que precipite el polvo del material filtrante. El tamiz de esta malla lo escogeremos en función del material a utilizar y de pasarnos, nos planteará algún problema pues debemos remover periódicamente el sustrato para evitar el apelmazamiento y un exceso de precipitación de polvo la colapsaría a largo plazo.

FILTRACIÓN QUÍMICA:

 

Sump húmedo, esquema

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Existen controversias sobre el uso continuado del carbón activo. Independientemente de esto, a menudo se requiere de un tratamiento temporal con este material, resinas de intercambio, tampones para descender o subir el pH, etc… Es muy conveniente añadir esta etapa de filtrado aunque normalmente no la utilicemos pues siempre se podrá dar el caso de tener que tratar el agua con materiales introducidos en una media y este será un buen lugar tras pasar por el filtrado mecánico y químico. Tanto si lo usamos como si no, de tener material biológico pulverulento convendrá colocar perlón inmediatamente después del biológico es decir, en este gráfico quedaría encima de la bolsa negra de carbón.

Y ya por último, nos queda la cámara del extremo izquierdo que es la que alojará la bomba de retorno del sump al acuario.

OBSERVACIÓN DE LOS NIVELES

 

Para hacernos una idea de los flujos y niveles del agua en este sump trabajando he elaborado este otro gráfico:

Sump húmedo trabajando

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

 

Nota: Los niveles son aproximados y las variaciones irán en función del caudal, la densidad de las materias filtrantes y la colmatación de estas: Hemos de aprender a “leer” los niveles de nuestro sump pues nos ofrecerán información de primera mano de lo que ocurre a tiempo real.

DISEÑO DE LOS COMPARTIMENTOS:

 

Qué volumen asignaremos a nuestro sump y a cada uno de los compartimentos? La pregunta del millón y otro tema de debate “secular”. No existen tablas al respecto pues cada caso merece su estudio por separado pero sí disponemos de las bases que lo determinan:

 

-Tamaño del sump: El exceso de sump no conlleva más desventaja que el despilfarro de espacio y dinero a invertir. Por debajo de un umbral, haremos un sistema equivalente a cualquier filtro exterior pero con un coste más elevado (Aunque sea en trabajo…). Consejo: Calcular el volumen real de materias filtrantes que contiene el mejor filtro exterior indicado para nuestro caso y obtendremos ya el mínimo volumen equivalente, todo lo demás viene marcado por los compartimentos de decantación y bombeo, así de fácil. Considera que en estos sistemas la evaporación se manifiesta en el sump y no en el acuario. Un acuario sin tapas, bajo, de gran superficie o marino tiende a sufrir una gran evaporación y debemos tenerlo presente en el volumen total del sump…

 

-Gestión de compartimentos: Empezando de derecha (Caída) a izquierda (Bombeo) del 1º al 5º.

Sump húmedo, esquema compartimentos

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

 

1º- Al igual que el 5º, el mínimo lo indican los accesorios. En este caso la decantación tendrá un ancho mínimo determinado por el conducto de caída y termostatos- calentadores (Que podemos instalar en el 5º aunque no es recomendable ante una evaporación excesiva) pero no decantará si no le damos cierto volumen pues la turbulencia lo enviará todo al 2º. Sobre la necesidad de crear una decantación efectiva que acumule por precipitación un poso podemos decir que es algo heredado de las depuradoras de tratamiento de aguas y existen muchas opiniones en contra por crearse un medio incontrolado que puede ser foco de nitratos, hongos y bacterias indeseadas. Estamos hablando de llegar a la formación de limo.

2º- La importancia a dar a este compartimento viene directamente relacionada con la cantidad de materia orgánica que libera el sistema: Restos de comida y vegetales (Hojas, tallos, etc…) y esto está relacionado también con el tamaño de los peces. Si se trata de un tanque de grandes cíclidos, kois o marisco los excrementos y desechos serán proporcionalmente considerables y tendremos que asignar a la filtración mecánica un volumen equivalente a la biológica por prevenir el colapso del material filtrante. Importante y a destacar: La superficie efectiva expuesta directamente a la corriente (“En primera fila”), pues de poco sirve tener 20 litros de volumen con una superficie frente al flujo de 30×10 Cm en un hipotético sump de 60 Cm de columna… la parte inferior del mecánico no será efectiva y la superficie expuesta se colapsará en breve.

3º- Ante la duda, es el volumen prioritario: De haber un compartimento mayor que los demás será este. Un buen lecho bacteriano proporciona estabilidad de parámetros y capacidad de reacción ante contingencias como la muerte de un gran pez, una anémona de cierto tamaño o la “caída accidental” de un exceso de comida de la mano de un niño o inexperto, por poner unos ejemplos. Resulta un acercamiento bastante coherente el valorar el volumen de gravas que requeriría un filtro de placa o biológico en el tanque principal y equipararlo en este compartimento. Si además la materia tiene efecto tampón, considerar la duración de este.

4º- Ante la duda, es el menos prioritario, pues acostumbran a ser tratamientos temporales y con materiales de corta duración que deben ser repuestos y en el caso de requerir cierto volumen de material para tamponar valores, siempre podemos añadir medias en 1º y 5º.

5º- Como decíamos, el tamaño lo determina la bomba.

 

UNOS EJEMPLOS:

 

En un tanque de 300l. presentaremos dos casos diferentes y opuestos que serán estudiados partiendo de un sump de 80x40x40 Cm (120 l.). De los 80 Cm de largo, destinaremos (Todo son medidas aproximadas):

 

Donar Reiskoffer. CCBYSA3.0

© Donar Reiskoffer. CCBYSA3.0

Acuario comunitario de agua caliente que contiene especies pequeñas y medianas:

1º- 10 Cm (13 l.), lo justo para la caída y los termostatos- calentadores.

2º- Mecánico: 16 Cm (20 l.).

3º- Biológico: 30 Cm (38 l.).

4º- Químico: 10 Cm (13 l.).

5º- Bombeo: 12 Cm (15 l.) Para bomba de 900 l/h reales. (Los 2 Cm que faltan los han ocupado los separadores).

Este sump serviría para todo tipo de comunitario de especies pequeñas o medianas entendiendo como tallas máximas los escalares o discos. De ubicar grandes animales como astronotus, kois, etc… o un “high tech” infestado de plantas de hoja caduca (Poco recomendable, la caída libera el CO2), o de tratarse del sump de un vivero de marisco (Ya sería pequeño), el filtro mecánico deberá mantenerse con cierta frecuencia, simplemente. Para estos casos vamos a alterar tan solo algunas proporciones:

 

Pygocentrus nattereri Ajvol DP

© Ajvol. DP

Acuario comunitario de grandes cíclidos americanos, de agua fría (Carassius, kois…) o vivero de marisco:

1º- 10Cm (13 l.).

2º- 23Cm (30 l.).

3º- 23Cm (30 l.).

4º- 10Cm (13 l.).

5º- 12Cm (15 l.).

Observemos que tan solo le hemos dado prioridad al mecánico respecto al biológico para ganar en superficie pues el resto de medidas ya nos vienen obligadas y con esto quiero hacer destacar que un buen diseño pasa por priorizar filtración mecánica y biológica y equilibrarlas en función de su uso.

Notas: 

En el caso de acuario para marisco de unos 300l., mínimo 180 l. de sump.

Voy a insistir de nuevo en que las posibilidades en cuanto a número de compartimentos y proporciones son infinitas y este es tan solo un sistema clásico y comprobado que funciona correctamente desde hace muchos años.

En cuanto al orden de los compartimentos también a menudo existen discrepancias, pero en esto mi opinión está más que formada, contrastada y comprobada durante años: Este orden funciona y doy fe de ello y no obvia en absoluto otras opciones tan válidas como esta (“Conste en acta”).

 

Estás en Sump “HÚMEDO”

Ir a Sump “ELEVADO” (Módulo superior)>

Ir a Sump “SECOHÚMEDO”>

Zona comercial

Cosas que puedes necesitar a la hora de fabricarte un sump:

NombreFotoValoraciónPrecio
Diamante cortavidrios3.5 Star Rating
Silicona especial acuario4.4 Star Rating
Pistola silicona3 Star Rating
Bomba universal Eheim 4.5 Star Rating
Tubo corrugado descarga3.3 Star Rating

 

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

7 Comments

  1. Luis Gerardo Reply
    • Ramón Reply
  2. Pablo Reply
  3. Jhimmy Gomero Reply
  4. Orlando Reply

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR