Cría de Neolamprologus leleupi

© Haplo440. Der. Res. (Recorte)

 

Ya hemos comentado en este trabajo que, a diferencia de los montajes de Malawi, en Tanganica se suelen escoger rocas lisas y apiladas unas sobre otras dejando numerosas cuevas. El motivo obedece a la predilección que muchos peces del género Julidochromis, Neolamprologus, etc… tienen por poner sobre superficies lisas y generalmente en el techo de las cuevas que conforman. No son peces para principiantes de cara a la cría pues tienen un desarrollo muy lento, son difíciles de sexar y bastante caprichosos a la hora de escoger pareja.

En esta ocasión describiremos someramente la reproducción del Neolamprologus leleupi. Una especie algo belicosa que me tuvo en jaque durante dos años sin conseguir que se reprodujeran… supongo que los Neolamprologus brichardi tampoco se lo pusieron fácil. Aconsejo al que se inicie, que lo haga con estos últimos pues su comportamiento social es sorprendente y crían con mucha facilidad. Ya hemos descrito el “hardware” y sobre los parámetros: Típico Tanganica. (Marquesina: Haplo440. Der. Res.).

 

post it colaboracionDe nuevo contamos con la colaboración de “Haplo440″ que nos relata una curiosa experiencia de cría del Neolamprologus leleupi que publicó en “Forocíclidos.com”. Digo curiosa porque escogieron una caracola sin ser conchícolas como lugar de puesta. (Probablemente la superficie del Karst les resultó demasiado rugosa… solo lo supongo). No os perdáis las imágenes.

 

Macho N. leleupi

© Haplo440. Der. Res.

Quería contaros la experiencia con una pareja de Neolamprologus leleupi que mantengo desde hace un año y medio aproximadamente. Llegaron a mis manos de una compra de ejemplares varios de lamprologuinos.

Ahora mismo los mantengo en un acuario de unos 240l con 4 Altolamprologus compressiceps, 2 Julidochromis gombe y una pareja de Neolamprolugus brevis.
En verdad en sus primeros meses no tuve claro que fuera una pareja, sino más bien lo contrario, ya que ambos poseían prácticamente el mismo tamaño, no tenía experiencia en su sexado y además uno de los dos individuos acosaba al otro de forma tan violenta que llegué a pensar que eran dos machos.

 

N. leleupi, female

© Haplo440. Der. Res.

Desde hace unos cuantos meses atrás, empecé a notar que las diferencias en cuanto a tamaño empezaban a ser notables, hasta el día de hoy que el ejemplar macho ha llegado casi a doblar el tamaño de la hembra. Llegados a este punto, hará cosa de un mes que empecé a ver cambios en el comportamiento de estos dos individuos, estos cambios no eran mas que el comienzo del cortejo.

Este cortejo lo pude observar durante unos 10 días aproximadamente. Pasado este tiempo el macho dejó de cortejar y merodear a la hembra, esta a su vez se instaló junto a unas conchas medianas que estaban colocadas entre dos grandes rocas que en principio había colocado por si los Altolamprologus se animaban y daban el paso. Pero por lo visto la hembra de leleupi se adelantó y las reclamó.

 

 

Neolamprologus leleupi defendiendo nido

© Haplo440. Der. Res.

Durante una semana he ido observando el comportamiento de la hembra que permanecía pegada a la concha, entrando y saliendo de la misma además de mover continuamente sus aletas pectorales, sobretodo cuando se encontraba en el interior de la concha.

Al ser un acuario donde también se encuentran otros lamprologuinos, la expectación que puede despertar una puesta ajena es evidente. En principio creí que los Altolamprologus estarían al acecho, pero en realidad no he visto que le dieran mucha importancia.

El que si ha estado al acecho fue un Julidochromis gombe que ha merodeado bastante la zona, esperando algún descuido de la hembra de Neolamprologus leleupi. Así que no faltaron los enfrentamientos entre estos dos, que fueron bien resueltos por la hembra.

 

Macho N leleupi defendiendo nido

© Haplo440. Der. Res.

En este tiempo que duró una semana aproximadamente, el macho de leleupi se ha mantenido ajeno a la evolución de la puesta, o por lo menos no lo he visto intervenir en absoluto, solo algún paseo por la zona y poco más. Como es la primera puesta que he detectado de estos ejemplares, he estado atento a los acontecimientos, y en cuanto vi que los alevines habían eclosionado decidí sacarle la concha a la hembra con todo su contenido, que no fue poco!!! También como había algunas conchas mas, se las dejé cerca del sitio de donde retiré la puesta. Ya que varios alevines estaban en la zona. La hembra se encargó de reacomodar el sitio nuevamente y de cuidar el restante.

 

Ahora se encuentran en un acuario de unos 30 litros sin depredadores externos. Así podré seguir más de cerca su evolución… (N. de C.: En la imagen, alevines de un día.

Neolamprologus leleupi alevines

© Haplo440. Der. Res.

 

 

Autor: Haplo440. Der. Res. (Corrección RCG).
Fotografías: Haplo440. Der. Res. (Postedición RCG).

 

Categoría a la que pertenece: Cíclidos lago Tanganica>

 

Volver a Reproducción<

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

2 Comments

  1. Juan Carlos Palau Díaz Reply
  2. Ramón Reply

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR