Las plantas

Aponogeton madagascarensis

© Casababylon. Der. Res

Las plantas en acuario

 

Plantas acuario

© Casababylon. Der. Res

Las plantas completan el acuario biológica, química y ecológicamente. Son un eslabón fundamental en el ciclo del nitrógeno y el oxígeno-CO2. Equilibran los parámetros fisioquímicos del agua y ofrecen refugio y lugares de puesta a los animales del acuario conformando aquello que llamamos hábitat. La importancia de las plantas en la mayoría de acuarios es poco menos que fundamental para los puristas aunque en muchos casos prescindible en aquellos montajes en los que los peces no las respetarán.

Aún así, la falta de vegetación supone una mayor inestabilidad y por tanto, mayor esfuerzo de mantenimiento por nuestra parte. Conseguir una vegetación sana, abundante y lustrosa en el acuario no es fácil. De hecho, para muchos aficionados con cierta experiencia, fomentar una vegetación exuberante es más difícil que mantener a la mayoría de peces, sobretodo si coinciden en un mismo tanque plantas y peces delicados.

Normalmente la dificultad radica en el hecho de que cuando montamos un acuario lo hacemos pensando en los peces, dejando a las plantas al margen hasta que llega el momento de ir plantando alguna de vez en cuando. Si queremos un jardín acuático, hay que preverlo desde un primer momento. Aquí intentaremos desterrar la vieja idea de que las plantas se deben renovar constantemente como parte del mantenimiento del acuario y para ello habrá que hacer un esfuerzo por cambiar nuestra concepción del mismo.

A la hora de montarlo, pensaremos en los peces que lo van a habitar y ya desde el principio, las plantas que lo poblarán. Tendremos en cuenta por tanto, las necesidades de cada especie de pez y ahora sí, las de cada especie vegetal que introduzcamos. Veremos que no es tan difícil pero nos supondrá un esfuerzo añadido que requerirá tiempo, documentación y algo de dinero y nos deberá quedar claro que en un mismo tanque, plantas que requieren fertilizado abundante y peces delicados frente a nitratos, fosfatos y baja concentración de oxígeno durante el ciclo nocturno son incompatibles. Eso obvia algunas especies tanto de plantas como de peces pero seguiremos teniendo una amplísima gama de especies compatibles.

 

En orden de importancia, son cuatro las cosas que necesita una planta para alimentarse y crecer: Luz, gases, minerales y oligoelementos (Elementos en pequeña proporción).

LUZ

 

Fluorescente plantas

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Las plantas de acuario también realizan la fotosíntesis. Necesitan por tanto de la luz solar para alimentarse y desarrollarse. En nuestro caso ya tratamos este tema en los capítulos “La luz” e “Iluminación”. Al igual que las plantas terrestres, cada especie tiene sus necesidades en cuanto a cantidad y calidad de la luz. Algunas como las anubias, los helechos (Microsorium, Bolbitis, etc…) y los musgos (Vesicularia sp., Taxiphyllum sp., etc…) son poco exigentes y sobreviven bien en semisombra y la mayoría de plantas infestantes de crecimiento rápido como Egeria, Ceratophyllum, Myriophyllum, Bacopa, y todas las flotantes requieren de altas dosis de luz.

La calidad de la misma la determina el sistema de alumbrado cuya emisión deberá contener el espectro adecuado. Habitualmente se recurre a fluorescentes de tipo GRO pero en grandes tanques se abrieron camino las lámparas de vapor de sodio y mercurio y ciertos halógenos metálicos, mas potentes. En estos momentos, en pequeños y medianos acuarios de plantas se estan usando mucho las lámparas PL. Se suelen combinar espectros de luz día con GRO (Dos lámparas) en una dosis de 0.6 a 1 W/l. pero existen mil combinaciones posibles y cada uno las aplica según su experiencia.

Comienzan a entrar con fuerza los LED, pero todavía no hay conclusiones claras en cuanto al tipo y potencia. Los acuarios de metabolismo alto (Crecimiento rápido, requieren CO2 y nutrientes casi a diario) raramente bajan del vatio/litro.

Ir a La luz>

GASES

 

Difusores acuario

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Del mismo modo, las plantas respiran CO2 durante el día y oxígeno durante la noche. En el medio acuático la capacidad de disolución de los gases es limitada respecto al medio atmosférico y ello nos obliga a tomar algunas medidas. La retención del oxígeno en el agua disminuye conforme aumenta la temperatura y debemos inyectar aire atmosférico mediante un compresor. En el caso de las plantas, la necesidad de O2 no plantea problemas y es la concentración de CO2 la que entra en conflicto con el mantenimiento de los peces y demás organismos.

Si aportar oxígeno pasa por ventilar aire atmosférico, en el caso del CO2 la cosa se complica pues nos vemos obligados a inyectarlo desde una bombona por medio de un difusor especial. La bombona se regula con un manómetro de presión y debe ser sustituida cuando se agota. La medición de la concentración de este gas se realiza con reactivos o tester.

Existen sistemas computerizados que la realizan periódicamente e inyectan la cantidad justa en el momento adecuado y de forma automática. La adición de O2 es incompatible con la de CO2 pues se produce el intercambio prevaleciendo el oxígeno. Es por ello que una agitación excesiva o un exceso de oxigenación liberará el CO2 que por otro lado estamos inyectando. Este es otro motivo por el que un acuario de plantas muy fertilizado no admite todo tipo de peces. Los equipos de CO2 son caros, sobretodo los manómetros. Ya describimos en su tema como se produce CO2 de forma casera para pequeños acuarios (1 botella: Max 80l.)…

Ir a Oxigenación, aireación>

Ir a “Montaje CO2 casero”>

MINERALES

 

Sustrato nutritivo sintéticoLa asimilación de minerales por parte de las plantas acuáticas difiere un poco de las terrestres porque no sólo los asimilan por las raíces. Muchas plantas infestantes son capaces de asimilar algunos minerales y oligoelementos por las hojas hecho que junto a la respiración, provoca a menudo la aparición de precipitaciones en las mismas, fundamentalmente de carbonatos. Quizás el máximo exponente en este sentido sean las plantas del género Ceratophyllum. Por tanto el abonado del acuario es más diverso.

Podemos abonar el agua con fertilizantes líquidos que rápidamente asimilarán por las raíces y hojas y podemos abonar el sustrato directamente que lentamente liberará los nutrientes para ser asimilado por las raíces y liberar lentamente a la columna de agua.

Existen sustratos especiales abonados para acuario que nunca deberán lavarse previamente y cuya caducidad varía pero raramente se prolongará mas allá de un año. Cada vez se usa mas el sustrato nutritivo casero, una estudiada combinación de diferentes sustratos de la que hablaremos mas adelante y que queda tapada por gravilla. Tenemos pastillas de abono o tabletas para ser enterradas junto a las raíces e incluso granulados para ser mezclados con el sustrato.

La química del agua tiene especial importancia en la asimilación de fertilizantes por parte de las plantas. Esta particularidad es universal y los agricultores modernos lo saben bien. Un pH neutro o alcalino dificulta en mucho la asimilación. Los márgenes óptimos rondan entre 6 y 6,8 en función de las especies de plantas y peces.

El uso de CO2 ayuda a tamponar el pH en esos márgenes lo cual lo hace inadecuado o de uso complejo para multitud de montajes cuyo pH sobrepase los niveles neutros. Generalmente los fertilizantes de suelo son mucho más duraderos que los líquidos y algo más seguros frente a la explosión de algas.

Los líquidos al ser solubles, permiten una asimilación rápida y una mala dosificación puede provocar la aparición de algas incrustantes y planctónicas e incluso resultar tóxicos para los peces. En los acuarios de metabolismo alto (“High tech”), los nutrientes se aportan muy disueltos y de forma casi diaria.

Ir a Sustrato nutritivo>

MANIPULACIÓN DE LAS PLANTAS:

 

PLANTADO

Plantar en el acuario reviste poca dificultad en la mayoría de casos. Casi todas las plantas de acuario son vendidas en pequeñas macetas perforadas de plástico (Ver abajo) cuyo único sustrato es un bloque de borra. Debemos partir de una capa de sustrato de gravilla de unos 5-6 Cm de espesor. Los dos centímetros inferiores pueden ser de sustrato especial abonado pero en ese caso prescindiremos de filtro de placa o biológico.

Algunos acuaristas intercalan una capa de turbas de estanque entre el sustrato abonado y la gravilla superior pero en ese caso no deberán haber peces excavadores y podremos tener problemas de aguas marrones por taninos. Es muy interesante el uso de esterillas calefactoras de acuario sumergibles. Las plantas agradecen una temperatura ligeramente mas cálida en las raíces y la convección térmica hará renovarse muy lentamente el agua del sustrato aireándolo como lo haría un filtro de placa.

La gran mayoría de plantas se instalan simplemente enterrando las macetas. Con el tiempo sus raíces saldrán por los orificios integrándose en el sustrato aunque esta práctica tiene muchos detractores. Personalmente prefiero liberarlas de sus macetas en condiciones normales, sobretodo las de tallo que deben plantarse con cierta separación entre ellas para crecer cómodamente.

 

Plantado

Plantado

Si compramos plantas en manojo, sin maceta, eliminaremos las raíces de aspecto gelatinoso o marchitas y las enterraremos a fondo para después ejercer un pequeño tirón hacia arriba hasta quedar a nivel de la superficie del sustrato. Hace años que no las veo pero tradicionalmente eran vendidas con una tira de plomo a modo de hatillo que las envolvía y evitaba su flotación.

Ni qué decir tiene que el plomo es un veneno acumulativo a largo plazo (Plumbismo) y nunca será introducido en el tanque.

Bulbo

Los bulbos no requieren de maceta en el acuario (De hecho, ninguna planta…). Simplemente los enterraremos dejando ver superiormente sobre la grava un 15-20% de los mismos en su zona superior de modo que se aprecien los brotes o yemas. Agradecen el abono en pastillas que ya podremos enterrar a su alrededor.

En el caso de estanques el tratamiento es diferente y se plantarán como las plantas palustres (Ver abajo).

Las plantas y musgos epífitos (Crecen sobre madera) de los géneros anubias, microsorium, bolbitis, fontinalis, vesicularia, etc… deben retirarse de la maceta. Sanearemos sus raíces y las pondremos en contacto directo con la madera, raíces y troncos curados (Abajo, figura -1) para después colocar un poco de borra sobre estas (Figura -2) y asegurarlo todo con gomas elásticas o sedal de pesca (Figura -3). Los rizomas (Tallos horizontales de los que salen las hojas) no quedarán sepultados por la borra. En cuestión de un mes retiraremos las gomas y la borra comprobando si las raíces se han adherido a la madera. Los musgos no tienen un sistema de raíces convencional. Simplemente los “pisaremos” con la misma madera o sobre esta con unos guijarros encima o los ataremos con sedal de pesca.

Plantado epífita

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

PODADO

Hay plantas de hoja perenne como las anubias, Spathyphyllum, microsorium, etc… y las hay de hoja caduca, que son la mayoría de plantas de crecimento rápido cuyas hojas inferiores van envejeciendo por falta de luz o simple vejez. Las perennes no se podan. A lo sumo retiraremos aquellas hojas envejecidas que empiezan a degradarse y lo haremos con una cuchilla de afeitar nueva o bisturí para prevenir desgarros en los tejidos y sus infecciones por hongos y bacterias. En el caso de las plantas infestantes de tallo (Egeria, Ceratophyllum, Myriophyllum, Bacopa,potamogeton y un larguísimo etc…) se pueden dar varios casos. Si el tallo se ha dividido en varios tallos secundarios y algunos se han marchitado los podaremos. Si por el contrario los tallos están perfectamente pero sus zonas inferiores han perdido las hojas y presentan un aspecto translúcido, las arrancaremos y esquejaremos (Ver abajo).

ESQUEJADO

Con el tiempo, muchas plantas de tallo pierden las hojas inferiores y presentan en la base del tallo síntomas de podredumbre volviéndose este semitransparente o marrón. En ese caso el esquejado consiste en la renovación del tallo a base de arrancar la planta del sustrato, cortaremos la zona afectada que eliminaremos (Abajo, figura -2) y volveremos a plantar el esqueje resultante (Figura -3). Estas plantas son de metabolismo rápido y generalmente poseen raíces “Aéreas” en los nudos del tallo con lo que la aclimatación y enraizamiento acostumbra a ser rápido y sencillo:

Esquejado y replantado

DIVISIÓN

Si hemos hecho las cosas bien, con el tiempo las plantas se desarrollarán y en algunos casos lo harán en exceso. En aquellas especies que crecen sobre una misma raíz duplicándose o generando nuevos brotes o “hijos” en la misma base (Spathyphyllum por ej.) así como las plantas rizomatosas (Anubias, microsorium, etc…) cuyos tallos rastreros o rizomas ya son excesivamente largos, pueden ser divididas sin problemas. En el caso de las primeras, simplemente las desenterraremos y separaremos cuidadosamente con los dedos dejando ver los tallos subterráneos que unen las diferentes plantas (Si es que todavía los tienen) para cortarlos con cuchilla o bisturí. Posteriormente serán replantadas en su nueva ubicación:

División planta

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

En el caso de las rizomatosas ya sean epífitas o no, simplemente cortaremos el tallo rastrero sin arrancar para después extraer solo la parte de la planta que queramos reubicar. Algunos helechos acuáticos producen nuevas plántulas completas (Brotes y raíces) en el borde de sus mismas hojas. Simplemente cortaremos el trozo de hoja y las plantaremos:

División

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

CONTINUARÁ…

Tema relacionado: Decoración>

 

Estás en Las plantas de acuario

Ir a Montaje CO2 casero>

Ir a Drop checker casero>

Ir a Falsas plantas de acuario>

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR