Cría del escalar

Cría escalar, panorámica

 

Otro cíclido que pone sobre sustrato. No es el más aconsejable para empezar. No porque cueste formar una pareja y hacerla criar sino por la dificultad de sacar adelante las crías en sus primeras semanas. Pese a no ser mucho más pequeñas que las de otros cíclidos, su boca si lo es y requieren de cultivo de artemia y microgusano, todo muy pequeño (Panorámica, Neli Martín. Der. Res.)

 

post it camaraSegunda colaboración de la compañera Neli Martín, que nos trae toda la documentación y los datos del proceso de cría del Pterophyllum scalare.

Debéis disculpar la calidad de las primeras fotos, extraídas de vídeo (“Mea culpa”)

 

Lo recomendable sería esperar a formarse una pareja de entre un grupo pues el dimorfismo sexual es muy poco aparente. Los machos adultos presentan una curvatura en la giba frontal muy poco evidente y tal vez resulte más sencillo si observamos de cerca las papilas genitales (Ano) cuya ranura es ligeramente más larga y ancha en la hembra. Sin experiencia, resulta realmente difícil. Sin embargo se hace muy evidente con la llegada del celo:

Escalar, papilas

© Neli Martín. Der. Res.

 

Arriba izq. oviducto de la hembra y a la derecha genitales (Espermiducto) del macho.

En condiciones ideales, deberíamos tener preparado un tanque de cuarentena ya filtrado y madurado de unos 100l. No solo será interesante para separar la pareja ya formada, sino para retirarla una vez ponga (Aún aislando a los pequeños unas dos semanas en un recipiente más pequeño para que encuentren el alimento): Hacer cuidar a los padres requiere de acuario específico y varias pruebas por parte de estos (Hasta que aprenden…) todo ello deseando que no se presente un nuevo celo y acaben con la prole para poner de nuevo. Como siempre, calma absoluta durante el proceso, ni ruidos ni vibraciones bruscas. Deben sentirse seguros.

 

En cuanto a las condiciones del agua, siendo variedades de cría no son muy exigentes, un pH de 6-7, 4-8 de dureza total. Hay quien incentiva la puesta con un cambio importante de agua en las mismas condiciones, un poco más fresca que la vieja (Reproduciendo la entrada de la época de lluvias) e incluso, como fue mi caso subiendo la temperatura a 28-30ºC… lo que previene en parte la saprolegnia (Hongos) y acelera un poco la incubación. Existen eternas discusiones en este sentido y en los tres casos se han reproducido satisfactoriamente.

 

Vamos a documentar la cría de escalares, concretamente la variedad “Black lace” con unas imágenes de la compañera Neli Martín. La incubación será artificial a partir del segundo día. En este caso la pareja se formó en acuario comunitario, se conocieron, se gustaron y “sin venir a cuento”, pusieron:

 

Papila hembra escalar

© Neli Martín. Der. Res.

Lo primero que hacen es un baile en el que se ponen uno al lado del otro, generalmente opuestos y vibran las aletas. La danza se va animando llegando a morderse las bocas a menudo (No confundir con rivalidad!)

Limpian a fondo una superficie, en este caso una hoja pero puede ser en el mismo vidrio, una losa de pizarra o un filtro… Llegado el momento la hembra dilata el tubo ovopositor y va pasando sobre la hoja una y otra vez hasta que empiezan a salir los huevos que quedan adheridos a la hoja.

 

Papila escalar macho

© Neli Martín. Der. Res.

Llega el momento del macho que también hace lo mismo mientras la hembra espera. Y se van alternando así una y otra vez, ahora tú, ahora yo. La delicadeza de movimientos que presenciaremos a partir de ahora es algo hermoso de ver.

Toda esta ceremonia puede durar tan solo minutos o incluso hasta una hora. En el momento que finalice la puesta, comenzarán los turnos: Mientras uno vigila y defiende, el otro abanica y retira los huevos no fecundados (De color blanco).

 

Puesta huevos escalar

© Neli Martín. Der. Res.

Aspecto de la hoja llena de huevos. A partir de este momento comienzan a desarrollarse los embriones a gran velocidad y se nos presenta el gran dilema: Dejamos que la naturaleza siga su curso? Requerimos de acuario específico y los padres se encargarán de oxigenar y limpiar primero para luego mantenerlos agrupados y alimentarlos cuando comiencen a nadar. Es un espectáculo fascinante pero resulta complejo, poco productivo y corremos el riesgo de que los devoren para volver a poner o por ver inviable la evolución de los pequeños (Estrés). Si es ya su tercera puesta, merece la pena intentarlo!

 

La alternativa es la incubación artificial. Para ello se suele esperar al segundo día para retirar los huevos y adecuarlos en un recipiente de cocina de cierto tamaño junto a un difusor de aire. Para mantener la temperatura estable, este recipiente podrá flotar sobre el acuario y al agua (Sacada del mismo acuario) le añadiremos un poco de fungicida:

Baño maría puesta

© Neli Martín. Der. Res.

 

Alevines escalar primer día

© Neli Martín. Der. Res.

Optamos por separarlos. Llenamos el recipiente con agua del acuario, fungicida, un difusor de aire, cortamos la hoja y la colocamos de modo que la cortina de burbujas pase próxima a la puesta. Cambio parcial de agua diario. A los dos días ya podemos apreciar las colas sobresaliendo del huevo y en pleno movimiento y al tercero-cuarto en función de la temperatura se dará la eclosión. No nacen nadando. El volumen de su saco vitelino, del que se alimentarán aún unos días (De 5 a 9) todavía es enorme y tan solo les permite reposar adheridos a algo. La imagen ilustra esta fase.

 

 

Y si hasta ahora nos parecía un procedimiento laborioso, lo bueno llega ahora: Alimentar a los alevines que comienzan a practicar la “natación libre”. Un enjambre de minúsculos peces que ni remotamente recuerdan a un escalar ya salen a la aventura empujados por el hambre…

La alimentación para alevines de peces SIEMPRE se ha de prever con antelación pues requiere de diversos cultivos. En este caso se alimentaron con nauplios de artemia recién decapsulada desde el primer momento (Mejor sin cáscara, sino las bajas serán importantes por obstrucción intestinal). Progresivamente aceptaron el microgusano (A los 15-20 días) coincidiendo con su traspaso al acuario de engorde para al final ir pasando a las papillas y congelados y por fín alimentos liofilizados. La variedad es la clave de cara a un desarrollo rápido y saludable. Deberían comer tres veces al día y tendremos que sifonar los restos también a diario y ser muy meticulosos con los cambios de agua, no solo para eliminar desechos sino para reponer los microelementos que ahora están asimilando a gran velocidad.

 

18 días de edad. Acuario de engorde ya ciclado previamente y con protección en el colector del filtro (Aspiración) que puede ser con cilindro de foam envuelto en media. Ya admiten microgusano:

Alevines escalar

© Neli Martín. Der. Res.

 

20 días de edad:

Alevines escalar

© Neli Martín. Der. Res.

 

33 días de edad. Ya admiten congelados triturados o de muy pequeño tamaño y escama en polvo. El colector del filtro ya se puede liberar de la media dejando aún el foam:

Alevines escalar

© Neli Martín. Der. Res.

 

48 días de edad. Colector libre. Ya deben comer casi de todo:

Alevines escalar

© Neli Martín. Der. Res.

 

Antes de acometer la cría de escalares se recomienda empezar por especies mucho más sencillas. Tal vez una de las más recomendables sea el Archocentrus (Amatitlania. Cichlasoma) nigrofasciatum.

 

Texto: RCG (Der. Res.) en base a los datos aportados por Neli Martín y publicados en EAG.
Fotos: Neli Martín. Der. Res.

Categoría a la que pertenece: Cíclidos amazónicos>

 

Volver a Reproducción<

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR