Marino de agua fría

Acuario con mareas

© Klugschnacker. CCBYSA3.0

 Acuario marino de agua fría

 

Oceanario Lisboa

© Allie Caulfield. CCBYSA2.0

Si vivimos en una zona templada de veranos frescos, próxima al mar y disponemos de un garaje, trastero o sótano que no sobrepase los 18ºC aprox. en verano, el marino de agua fría es un montaje poco menos que imprescindible y muy aconsejable para cualquier aficionado que desee pasarse al agua salada. Es muy fácil y económico montarse uno de estos equipos que abasteceremos de fauna mediante recolección de ejemplares siempre que la normativa lo permita, claro. Son varios los sistemas pero comparten los mismos fundamentos.

Las costas de climas fríos poseen una biodiversidad importante. Son sus colores discretos, la adaptación de las especies al fuerte oleaje y las considerables mareas lo que los han relegado a un segundo plano respecto a los arrecifes tropicales cuyo colorido resulta espectacular. Hemos de reproducir por tanto, un fragmento de litoral de aguas agitadas y debido a las bajas temperaturas, muy oxigenadas. Es lo que se llama un acuario intermareal cuyo nombre recibe del biotopo al que corresponde. Este será el único montaje (Muy sencillo pero operativo) que reflejaremos aquí consistente en lo mínimo imprescindible.

De hecho, mejorarlo técnicamente pasa por acercarse paso a paso al marino tropical y por último, el acuario de arrecife conservando siempre los parámetros de temperatura y fotoperiodo, si queremos ser estrictos. No es el único montaje de agua salada fría pues tenemos también acuarios de aguas abiertas para medusas por ejemplo, o un bentónico marino para crustáceos pero como de medusas no tengo ni idea (Ni tan solo donde conseguirlas…) y de crustáceos ya lo tratamos en el vivero de marisco, aquí solo montaremos un pequeño intermareal que es el único que podremos autoabastecer, porque no se comercializa nada o casi, de agua marina y fría. (Foto: Biotopo intermareal atlántico)

 

Montando un biotopo intermareal de bajo presupuesto

 

Marino agua fría

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Como siempre en estos casos, por el bien de asegurarnos cierta estabilidad en los parámetros de temperatura y química de aguas, debemos escoger un tanque del mayor tamaño posible aunque unos 120 l. serán suficientes. No puede tener cantoneras ni tapas metálicas, ni siquiera de aluminio. No le puede dar el sol directo. Una pantalla de dos tubos fluorescentes T5 o pl o tres T8. Uno o dos lo mas actínicos que sea posible (Unos 10.000ºK irán bien) que deberán estar separados del tanque para no calentarlo.

Prescindiremos de tapas si la fauna lo permite (Los blénidos y camarones pueden escapar), para que no desvirtúen la naturaleza de la luz y protegeremos la parte inferior de las pantallas con policarbonato alveolar o metalacrilato. El filtro biológico aquí es imprescindible, ya sea por placa de fondoseco-húmedo (Este último no es imprescindible a menos que “cultivemos” rocas vivas).

En la imagen, tanque con pantalla de dos tubos, filtro de placa con dos toberas asistidas por bomba que incorporarán venturi.

 

Marino agua fría

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Si usamos placa de fondo en un tanque de 120 l., dos toberas de aspiración, una en cada extremo del tanque, con sendas bombas en su extremo superior (300 l/h cada una) que tendrán incorporados los venturis. Hemos asegurado la filtración biológica pero aún debemos incorporar un buen filtro interior, exterior o cascada para la filtración mecánica y química, caudal medio de 250 l/h. No sobredimensionemos bombas para frenarlas porque el consumo en vatios siempre se traduce en calor cedido al agua.

Aquí hemos instalado un filtro interior que contendrá foam, perlon y carbón activo de primera clase. La gravilla será de granulometría 3mm y convendría usar coralina para tamponar el pH dentro de los márgenes razonables (8,2 pH). En este tipo de montajes, el pH tiende a descender por la actividad biológica y será preciso analizar semanalmente.

A la hora de colocar las rocas, si no son recolectadas ya colonizadas con organismos (Arriesgado sin ciclar…), pondremos karst (Rocas calizas) que ayudarán a tamponar. Llenamos de agua a base de mezclar en un recipiente medido agua del grifo con mezcla de sales sintética de acuario (En las tiendas del ramo) a menos que podamos recolectarla en pleno mar a unos 50m. de la orilla en una zona distante a puertos. Ajustaremos la densidad ya en el tanque con el densímetro ya sea flotante (Pesasales) o de caja a 1023 con una temperatura de 16-18ºC (La densidad fluctúa en base a la temperatura). La proporción aproximada es de 1Kg de sal para 30 l. de agua (Reales! la decoración no cuenta).

Es importante poner a trabajar el filtro con carbón durante al menos un día si hemos usado agua de red. Hecho esto, podemos inocular bacterias nitrificantes o incluso un vaso de agua de mar, asumiendo el riesgo de introducir algún nauplio o bacteria indeseable. Total, la fauna será también recolectada… Dejamos al sistema circular unos días e instalamos una pequeña piedra colonizada con gusanos tubícolas, algas, etc… que NO lavaremos ni cepillaremos. Probablemente, a partir de este momento ya comenzaremos a observar vida en el tanque, ya sea en los vidrios o pululando. Unas semanas mas permitirán a la flora bacteriana establecerse. El acuario lleva trabajando dos semanas. Es el momento de ir añadiendo poco a poco las rocas o en su defecto los organismos como pequeños blénidos (Peces de roca) y caracoles como los bígaros, gambitas (Palaemon sp., etc…) que arrancarán el sistema y por último (Al mes y medio), alguna anémona como actinia equina (Tomate marino) y siempre en ese orden. Si encontramos algas del género Caulerpa sp. probablemente soporten las condiciones de temperatura y prosperen sobre piedras y fondo, asimilando los nitratos que se irán produciendo en el acuario. Si las condiciones del agua se mantienen óptimas y realizamos frecuentes cambios parciales de pequeñas cantidades de agua estaremos bien entretenidos, incluso sorprendidos con la aparición de nuevos organismos sobre las rocas. Tal calidad de agua generalmente requiere de grandes volúmenes o el uso de un filtro seco-húmedo. Ha de quedarnos claro que un sistema de filtración tan simple y sin espumador admite muy poca población. Este es un sencillísimo ejemplo de montaje marino de agua fría, quizás el mas común pero no el único.

Si la temperatura te ha permitido mantener estos montajes durante una temporada, estás sobradamente “vacunado” para hacer el salto al acuario marino tropical (Que no es lo mismo que arrecife…)

Ahora, a mejorarlo…

 

refugio múltiple

© Zootecnia doméstica. Der. Res

Integrarlo todo en el refugio dejando el acuario libre

Acuario con filtro de laberinto mixto: Tres compartimentos, dos para las aspiraciones del filtro de placa y un filtro interior integrado. Muy estético porque los aparatos quedan ocultos y sobretodo muy útil.

Lo tuvimos trabajando años con resultados excelentes y un mantenimiento razonablemente cómodo.

Aquí explicamos como hacerlo>

 

Espumador esquema flujos

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

El skimmer. Retirar la urea antes que reducir nitrogenados

Un “salto de gigante” en tu marino. El separador de urea o skimmer se nos adelanta al problema de los desechos nitrogenados, liberando a la filtración biológica de toda su carga. Simplemente retira del agua por el principio de la espumación las proteínas que darán lugar a las tóxicas moléculas nitrogenadas. Podrás aumentar sensiblemente la población de tu acuario y alargar un poco los cambios de agua.

 

Los hay interiores y exteriores pero eso ya lo explicamos en su lugar>

 

refugio secohúmedo

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Seco-húmedo integrado

Basado en el arrecife holandés pero tecnología de filtración seca. Es algo mas complejo de montar pero merecerá la pena si queremos mantener rocas vivas y como transición a un futuro tanque de arrecife tropical básico. Fue el sistema que utilizamos en baterías profesionales.

Todo el trabajo que requiere su montaje viene fuertemente recompensado a lo largo de años de un mantenimiento bajísimo y una calidad de agua considerable. Ya los tratamos en los filtros>

Marisquera

© Zootecnia doméstica. Der. Res.

Otro marino de agua fría, el vivero para marisco

Un sistema típico de filtros sobredimensionados, vidrios anticondensación y equipo de refrigeración. Este es ya un equipo profesional aunque muy sencillo y antiguo.

 

Construcción de un vivero para marisco>

SISTEMAS AVANZADOS

 

No los trataremos aquí (No he trabajado con ellos) pero como curiosidad quisiera comentar que gracias a los automatismos, las bombas y los “sump” o tanques paralelos de reserva, podemos reproducir en acuario tanto el oleaje como las mareas. En ambos casos y con diferentes ciclos, a menudo controlados por autómata programable o módulo de control que comandan simultáneamente bombas y electroválvulas. En definitiva, se trata de llenar y vaciar un tanque de modo automático y con la periodicidad que corresponda.

Abajo: 1- Acuario intermareal con variación de nivel (Mareas). 2- Oleaje simulado.

Otros sistemas marinos

© Klugschnacker. CCBYSA3.0

Estás en Marino de agua fría

Ir a Marino tropical>

Ir a Marino de arrecife>

 

Volver a Introducción al agua salada<

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR