Terrarios

Hyla meridionalis

© RCG. Zootecnia doméstica. CCBYSA3.0

Si decíamos del apartado destinado a los acuarios que era lo más completo de este trabajo, sin duda me resulta mucho más complicado estructurar la teoría del terrario por varios motivos, pero principalmente debido a la increíble biodiversidad que engloba tanto en número de especies a mantener como hábitats a reproducir este curiosísimo mundo. Y no es casual, dado que la gran mayoría de anfibios y reptiles han evolucionado adaptándose a biotopos muy especializados y con unos requerimientos ambientales y climáticos específicos. Si ya encontrábamos bastantes parámetros a considerar en el mantenimiento de un pez, imagínate el caso de una rana que, siendo larva, trataremos de modo semejante a un pez pero que, una vez hecha la metamorfosis, deberemos adecuar de modo absolutamente distinto. Soy totalmente consciente de que, por mucho que me lo proponga, nunca me parecerá este apartado lo suficientemente completo y es aquí donde te emplazo a que consideres seriamente la opción de adquirir uno de estos animales porque a bien seguro que te habrás de documentar a fondo y lo deberás hacer mucho antes de adquirirlo.

Olvida la posibilidad de comprar una iguana bajo la filosofía de “Ya la instalaré” cuando la veas en una tienda porque, de ser así, formará parte de ese ochenta por ciento de ejemplares que no llegarán a la edad adulta… Este es el principal argumento que esgrimen las personas sensibilizadas con el ecologismo en contra de la terrarística, aunque huelga decir que no siempre con el mismo criterio. La terrariofilia viene de muy antiguo. Se tienen referencias del mantenimiento en cautividad de grandes cocodrilos y serpientes venenosas ya en el antiguo Egipto y posteriormente en el poderoso imperio romano, ya fuese por implicaciones religiosas o como simple espectáculo. Pero lógicamente siempre se trató de especies autóctonas o de un clima de origen semejante. Sin duda ha sido en las últimas décadas cuando la cultura del ocio, el interés por lo vivo o simplemente exótico y los avances tanto tecnológicos como en el ámbito científico han fomentado de modo considerable esta práctica.

Guardería

© ACG. Zootecnia doméstica. Der. Res.

 

Morelia (Chondropython) viridis

© ACG. Zootecnia doméstica. Der. Res.

En este apartado explicaré cómo mantener e incluso, en algunos casos, reproducir en cautiverio a estos sorprendentes animales que ya despertaron mi interés desde mi más tierna infancia. Va a ser un trabajo fundamentalmente práctico pues así fue mi aprendizaje y porque en materia de biología (Herpetología) abundan las guías, libros, publicaciones, foros e incluso tesis a las que recurrir en cada caso concreto. No podemos decir lo mismo de la estabulación de anfibios y reptiles que hasta la aparición de internet, tan solo vino documentada por algunas publicaciones especializadas y algún libro.

Hace muchos años que quedaron atrás los acuarios tapados con una rejilla, iluminados con una bombilla de incandescencia y climatizados con los peligrosísimos “tofor”. Aquí recurriremos a múltiples técnicas de construcción adecuadas a cada tipo de animal y, por que no decirlo, cada economía. Esto incluye el trabajo del vidriomadera e incluso tejidos o mallas. Si bien es cierto que en el caso de los acuarios un mismo tanque de doscientos litros nos permitía montar cualquier tipo de acuario, incluso de arrecife, pronto veremos que en esta ocasión el tema se diversifica ¡Y cómo!

La parte teórica será bastante simple pero intentaré que sea, en lo posible, completa y para ello incluiré algunos anexos sobre adecuación de la mayoría de especies, climas y microclimas, biotoposmanipulaciónlegislación, etc… Como muchos temas resultan coincidentes con el apartado de los acuarios, incluiré numeroso “links” o enlaces que nos harán ahorrar espacio y tiempo. Por descontado, todo lo aquí descrito incluyendo técnicas de cría ha sido fruto de la experimentación que en mi caso, se reduce a unos veinticinco años (Profesionalmente una decena) en los que cometí innumerables errores y algunos aciertos.

Desgraciadamente, la tecnología CCD que ha permitido y abaratado la fotografía digital me llegó tarde y no podré documentar todo esto como me hubiese gustado teniendo que recurrir hasta el abuso a la infografía. Para colmo de males, casi todo el archivo fotográfico de nuestra etapa profesional se “extravió″ hace unos años (Nunca prestes discos, libros ni fotos…).

 

Ir a TEORÍA DEL TERRARIO>

Ir a PRÁCTICA DEL TERRARIO>

Suscribete a Zootecnia Domestica

Apuntate a nuestro newsletter y recibe nuestras novedades el primero.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR